TENDENCIAS
02/10/2018 07:16 CEST | Actualizado 02/10/2018 07:16 CEST

Los 12 elementos mágicos del musical de 'Anastasia' que amarán los fans de la película

Si te gustó 'Una vez en diciembre' en la cinta de animación, ahora no dejarás de cantarla.

Stage Entertainment

Nunca una leyenda ha aportado tanto al mundo de la interpretación como la de Anastasia. Comenzó como una obra de teatro, luego llegó la película a la que siguió otra de animación y, en abril de 2017, lo hizo el musical de Broadway, que aterriza en Madrid el miércoles 3 de octubre. Simultáneamente seguirá llenando cada noche en Nueva York y pronto empezará su gira por EEUU, según informan los productores.

Además, Anastasia ha hecho historia en España incluso antes de su estreno: por primera vez un musical llega a Madrid sin pasar antes por ninguna otra ciudad europea. En este caso, el equipo creativo es el mismo que el de la obra de Broadway. De nuevo, y gracias a la puesta en escena de la historia de la hija del zar Nicolás II, los espectadores podrán viajar a la época más deslumbrante (y también a la más oscura) de Rusia y París desde una butaca. La historia de la princesa rusa que desapareció permite conocer, en parte, la historia de los Romanov y la transición hacia la opresión, así como los felices años 20 en la capital francesa, la del "jazz, los colores, el de Coco Chanel", explican desde la productora.

La película de animación de Anastasia recibió dos nominaciones a los Oscar, ambas por su música, pero fue en el año de Titanic, que arrasó también en ese terreno.

El estreno del musical en Madrid llega como la premiere europea del musical. Por ello, a la presentación asistió el responsable de que la historia nos haya conquistado por el oído, Stephen Flaherty, el compositor de la música de la película de 1997 y de esta obra. La pasión española hace que entendamos mucho mejor la historia de Anastasia, asegura: "Las canciones suenan mucho más bonitas y poéticas".

La combinación de colores, de imágenes espectrales, un vestuario atractivo, la mezcla de estilos y los focos a gran escala han logrado levantar la expectación entre público y artistas. De hecho, hasta el momento nunca se había presentado tanta gente a una audición. Pero la afortunada fue la catalana Jana Gómez (Chip en La Bella y la Bestia).

El cartel de actores lo completan Iñigo Etayo Ochoa-Lácar (Dimitry), Javier Navares (Vlad), Julia Möller (Lily), Carlos Salgado (Gleb) y Angels Jiménez (la emperatriz).

En una entrevista con El HuffPost, el compositor Stephen Flaherty revela algunas de las claves que se han utilizado para adaptar la historia del cine al teatro y con las que se ha conservado la magia de la película. También cuela algunas anécdotas de la obra.

1. Una historia para todos los públicos

Es un espectáculo en el que se mezclan tres generaciones. Por un lado está la abuela de Anastasia, que cuenta cómo le arrebataron a su nieta y busca reencontrarse con ella; por otro lado, el contrapunto lo ponen los niños, que aparecen en el espectáculo justo cuando empieza su contacto con el mundo; y, a la vez, el punto intermedio lo pone la pareja cómica que encuentra el amor. Con estas tres historias la música llega a todas las edades.

2. Canciones inolvidables y reinventandas

Hay ciertas canciones que la gente ya conoce y de las que está enamorada, pero al adaptarlas a un escenario hay que cambiar algunas cosas. No basta con utilizar las canciones que ya existían, sino que es necesario crear algunas nuevas. Al mismo tiempo, hay canciones que cambian de orden y no aparecen en el mismo momento que en la película, para darle un sentido sobre las tablas.

3. Una historia mística y famosa adaptada a España

"La música siempre viene de ti", explica Flaherty, pero a la vez hay que hacer un estudio de cómo era la época y cómo entendía la gente el mundo en aquel momento. Al compositor le gusta estudiar la cultura del sitio donde se representa la historia —en este caso España— y en base a ello crear la música. A la vez, trabaja en adaptar una historia del pasado a la cultura de hoy en día.

4. Las canciones no pierden su esencia

En palabras del compositor, "no pierde esencia": "No entiendo español y me dejo guiar por el lenguaje de las emociones, que ese sí lo entiendo. Me fijo en cómo lo vive la gente y eso es lo que me hace saber si la adaptación ha sido buena". Además, asegura que el español suena muy bonito y pasional.

5. La historia atrapa más por la música

Con el musical se puede ahondar mucho más en el pasado histórico, en la verdadera historia de Anastasia. Existe una mayor conexión con el pasado. Por otro lado, la película de animación estaba destinada a una audiencia mucho más joven frente al concepto más adulto de la historia sobre el escenario.

6. Cantar es el gran reto de los actores (más una anécdota)

Flaherty crea la música en base al personaje y al actor, por lo que el reto real es escoger a gente que encaje con las canciones que habían sido creadas para otra gente. Cuando estaba componiendo la música, una buena amiga suya se encargó de grabar la voz para Anastasia. Existía el rumor de que tenían una nueva canción y decidió mostrarle el estudio. Allí puso voz a Un viaje al pasado y ella alargó la nota final porque no sabía cuando tenía que parar. Se quedaron impresionados, no sabían que era capaz de hacerlo. Así se quedó la canción.

7. La magia de Anastasia sigue expandiéndose

Anastasia se ha ganado ser una de las princesas imprescindibles y más queridas de nuestra infancia, a pesar de no ser de Disney. Al principio, cuando se planteó la película, Disney fue la productora con la que se empezó a trabajar, "por eso tiene algo de esa magia", revela Flaherty, emocionado porque la película sigue expandiéndose. FOX acabó siendo su productora.

8. La historia llega en tres dimensiones, con emoción en directo

En el cine disfrutamos de una versión 2D, pero el teatro brinda la oportunidad de verlo en tres dimensiones. "La razón por la que el teatro siempre existirá es que a la gente le encanta ver la emoción en directo", algo que se ve con el personaje de Anastasia, con su música y con Jana Gómez al frente, opina el músico.

9. Un show muy maduro

Se trata de un show muy maduro, de hecho en Nueva York no se recomienda para niños menores de siete años. Sin embargo, bromea Flaherty, hay una parte del espectáculo en la que aparecen fantasmas y, en lugar de asustar, es una de las que más gusta a los niños, incluido el hijo del creador del decorado.

10. Una gran recreación de la Rusia imperial

Para ello, Flaherty ha investigado mucho sobre la música rusa clásica y ha sido una gran fuente de inspiración. En el acto 2 viajan al París de los años veinte, mucho más libre. Pasar de un mundo a otro completamente distinto lo convierte en algo mucho más emocionante, añade: "Es parte de mi trabajo vivir muchas vidas distintas en una sola vida, porque he tenido que posicionarme en muchas personajes".

11. El souvenir más deseado sigue siendo clave: la caja de música

Una caja con una bailarina que danza con Una vez en diciembre. Con gran puntería, esa es la primera canción que Flaherty escribió para la película, la de la caja de música. Para el compositor y para la propia historia tiene un significado muy especial porque la abuela se la entrega a Anastasia. Es la conexión "sobre una base de amor" y un recuerdo, desvela. Por eso, está siempre presente en el show y es el canalizador que utilizan para la conexión de estos dos personajes. "La gente conecta mucho con ella por lo que significa", detalla.

12. El epicentro es la música, la parte más famosa de cualquier versión de Anastasia

Increíblemente poderosa. "Es capaz de marcar una vida y tocarte muy dentro", analiza el compositor, para el que resulta emocionante ver a la gente que vio la película siendo pequeña sentada ahora en el patio de butacas, disfrutando del musical. De hecho, muchas veces miran al público más que a los actores para ver cómo conectan con la música, cómo se sienten viéndolo en directo. Y se vuelven a emocionar juntos con la historia, sea en el formato que sea.