11/01/2019 11:03 CET | Actualizado 14/01/2019 17:18 CET

El innovador proyecto que pretende mitigar los efectos de las inundaciones

Cada año la gota fría causa verdaderos estragos. Inundaciones, riadas, árboles por el suelo o carreteras destruidas son algunas de las imágenes que abren los telediarios cuando caen lluvias torrenciales, algo que, según la mayoría de expertos, irá en aumento como consecuencia del cambio climático.

Este tipo de desastres tienen un gran impacto económico y humano. Por poner un ejemplo, en 2016, como consecuencia de este tipo de episodios, se contabilizaron pérdidas de hasta 800 millones de euros en España, donde se acumulan hasta 1.300 puntos negros de inundación.

Para intentar dar solución a este problema, en Benicàssim (Castellón) se ha puesto en marcha el proyecto LIFE CERSUDS, financiado por la Comisión Europea. Se trata de un proyecto impulsado por el Instituto de Tecnología Cerámica que consiste en utilizar baldosas de cerámica de poco valor comercial para construir un pavimento permeable capaz de filtrar el agua de lluvia para reutilizarla.

LIFE CERDSUS

¿Cómo funciona? Es más sencillo de lo que parece. El pavimento se coloca sobre un sistema de drenaje que filtra y recoge el agua en un depósito. De esta manera, no solo se puede reutilizar ese agua para el riego o la limpieza de las calles, sino que evita que se colapse el alcantarillado durante periodos de fuertes lluvias, evitando inundaciones en las calles.

Además, las baldosas que se utilizaron para la puesta en marcha del piloto en Benicàssim forman parte de un excedente de producción, por lo que el proyecto no suma emisiones de CO2 adicionales derivadas de su fabricación. Así lo explica Javier Mira, responsable del Instituto de Tecnología de Cerámica y principal investigador del proyecto, que también resalta que este pavimento "permite un mejor uso de recursos naturales como el agua, potenciando las funciones originales del suelo".

LIFE CERDSUS

Aunque a priori parezca que en Europa no existen conflictos respecto al tema de aguas lo cierto es que su gestión podría mejorarse. Según datos de la Unión Europea el 20% del agua superficial del continente está amenazada por la contaminación, y el 50% de los humedales están en riesgo por sobreexplotación. Por eso es importante que proyectos como LIFE CERSUDS reciban el respaldo necesario para ponerse en marcha.

Las proyecciones de futuro de este proyecto son ambiciosas y, después de su implantación en Benicàssim, se ha planteado la posibilidad de replicarlo en Aveiro (Portugal) y Fiorano (Italia). Ambos países hacen frente a problemas climáticos similares a los que sufrimos en España, por lo que este modelo puede ser de utilidad en estas ciudades.

Un proyecto con el que la Comisión Europea apoya los Objetivos de Desarrollo Sostenible

De esta manera, LIFE CERSUDS ayuda a mejorar la gestión del agua y, al mismo tiempo, a preparar las ciudades para el cambio climático. Así, va de la mano con los puntos seis y nueve de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas en relación Unidas, en relación a la necesidad de mejorar el uso eficiente de los recursos hídricos del planeta y de mejorar las infraestructuras en núcleos urbanos. Esto va en consonancia con los objetivos de las políticas europeas en materia de medioambiente.

"Para la Comisión Europea es una prioridad impulsar proyectos de inversión sostenible y que, además, generen empleo fomentando el crecimiento y el desarrollo local", explicó durante la presentación de LIFE CERSUDS Lucas González Ojeda, portavoz de la Comisión Europea en España.