TENDENCIAS
17/01/2019 07:15 CET | Actualizado 19/01/2019 09:20 CET

Cómo cambiar tu actitud puede ayudarte a ser más feliz

Fernando Abadía, autor de 'Tu actitud es tu llave maestra', anima a analizar nuestro comportamiento para mejorar.

Getty
Tu actitud puede ayudarte o perjudicarte en el trabajo.

"Nuestro comportamiento en el ámbito laboral no es más que una prolongación de nuestra actitud ante la vida", asegura Fernando Abadía en el libro Tu actitud es tu llave maestra. "Si tenemos una actitud negativa, no podemos ser felices. Si es positiva, nada nos podrá impedir serlo", insiste.

Abadía, fundador y director general de Talento Farmacéutico y Sanitario, una escuela de referencia en el sector, ha plasmado en este libro de autoayuda las conclusiones a las que ha llegado después de observar a la gente durante muchos años de experiencia laboral y aprender de los errores más habituales que ha percibido en su entorno.

Gestión 2000
Portada libro 'Tu actitud es tu llave maestra'.

Aunque Abadía reconoce que no existen recetas mágicas, asegura que hay un método sencillo para "modificar nuestra actitud" y ha dado a El HuffPost las claves para tener éxito en el proceso.

1. Hacer autocrítica

"Lo primero es darte cuenta de que tu comportamiento no es el mejor y sentir inquietud por mejorar. Si no tienes inquietud, ya no hay nada", cuenta el autor.

Abadía reconoce que, en ocasiones, una mala actitud suele ir acompañada de una falta de autocrítica: "No solo es que estas personas no detecten su mal comportamiento, es que no les importa tenerlo y no les interesa cambiarlo".

Pero, también hay personas, según el experto, que sí se analizan a sí mismos, que se automotivan y sale de ellos mismos ir mejorando su calidad de vida.

2. Escuchar a los demás

Una parte importante es escuchar a la gente que te rodea a la hora de saber si estás teniendo una actitud correcta: "Si la persona no tiene ningún interés en mejorar su vida, ahí no hay nada que hacer. Pero creo que la mayor parte de la gente sí quiere hacerlo. A veces necesitan que alguien les ayude y les advierta de que por ese camino no van bien".

3. Querer cambiar

Una vez que has detectado que tu actitud no es la adecuada, el siguiente paso es tener la voluntad de cambiar. "Hay que querer hacerlo y poner un poquito de tu parte para reflexionar y pensar... ¿Puedo hacer algo para modificarla? Y, evidentemente, claro que sí", asegura Abadía.

Empieza por preguntarte qué quieres mejorar exactamente y a buscar qué puedes hacer para cambiar la actitud. "Después, solo hay que trazar un plan y actuar", comenta.

4. Cómo hacerlo

"Tienes que analizar lo que has hecho y lo que has obtenido a cambio. Y después, pensar en qué beneficios habrías obtenido si te hubieses comportado de otra manera. Así podrás valorar lo que ganas o pierdes actuando de una u otra forma. Y de ahí en adelante cuando estés en una situación parecida, podrás aplicar lo que has aprendido a tu forma de actuar", explica Abadía.

5. Análisis periódicos

Abadía aconseja revisar de forma periódica nuestra actitud: "Porque es una forma de vivir la vida. Tú puedes tener inquietudes de todo tipo y la inquietud de ir mejorando cada día. En todo, en tu trabajo, en tu vida personal... entonces es cuestión de tener en tu lista de tareas el ir revisando tu actitud de vez en cuando".

También insiste en que no es necesario estar todos los días estudiando minuciosamente lo que haces y lo que no. "Es acabar teniendo ese hábito de que cuando haces algo que no está bien, un mal comportamiento o una contestación un poco fuera de tono... que tú seas capaz de detectarlo inmediatamente y darte cuenta de que te has equivocado", señala.

6. El proceso, tan importante como el fin

Entre las claves para tener una buena actitud, Abadía menciona el no obsesionarse con un objetivo, que puede ser conseguir una determinada posición en una empresa, y disfrutar en cada momento con lo que estás haciendo: "Si te obsesionas con algo y eso no llega o tarda en llegar, pues puedes estar generando un sentimiento de frustración. Una frustración que te va a impedir disfrutar del día a día o de lo que haces cada día".

Por eso, "hay que intentar aprender y disfrutar de lo que haces porque eso te va a ayudar a encontrarte mejor contigo mismo y te va a preparar mejor para conseguir esa posición que quieres".

7. Cómo actuar cuando es otro quien tiene una mala actitud

"Cuando tienes personas cercanas con una mala actitud lo mejor es evitarlas. Porque, ¿para qué quieres estar con una persona que tiene una mala actitud?", asegura.

El problema viene cuando se trata de una persona a la que aprecias o a la que quieres o a alguien a quien no puedes evitar como los compañeros de trabajo. "En ese caso, hay que intentar hablar con ellos, con empatía, sin reproches y sin echar cosas en cara. Hay que intentar mantener un diálogo para entender de dónde viene su mala actitud. Porque a veces detrás de una mala actitud hay un problema, o una frustración o un malentendido... y eso es lo que hace que se comporte de esa manera. Muchas veces, simplemente hablando e intentando comprender lo que le ocurre a esa persona se resuelven muchas situaciones", concluye.

SOMOS LO QUE HACEMOS