BLOGS
20/04/2013 10:03 CEST | Actualizado 19/06/2013 11:12 CEST

Cómete la primavera

La primavera es un buen momento para renovar las jardineras de casa o del jardín pero, ¿y si renovamos también nuestra dieta? Aprendemos, decoramos y alegramos nuestras comidas. Utilizar pétalos de flores no solo implica decorar nuestros platos sino que son un gran aporte de vitaminas A, B, C, D, E y K, entre otras.

La primavera es un buen momento para renovar las jardineras de casa o del jardín pero ¿y si "renovamos" también nuestra dieta? Aprendemos, decoramos y alegramos nuestras comidas. Utilizar pétalos de flores no solo implica decorar nuestros platos sino que son un gran aporte de vitaminas A,B,C,D,E,K, entre otras.

¿Sabías que si no tienes cebolla, la flor del cebollino Allium schoenoprasum aporta un ligero sabor a cebolla y además alegra una ensalada por su colorido? Como éste hay muchos más ejemplos: la flor del ajo, Tulbaghia vilacea, y la flor del ajo china, Allium tuberosum, aportan sabor a ajo (ya al olerlas desprenden ese aroma) y el hinojo rojo aporta sabor a regaliz.

Flor del Ajo y flor del cebollino. Fotos: Manuel Martín Vicente/Flickr y Donar Reiskoffer/commons.wikimedia

Todos conocemos y comemos alcachofa, coliflor y brócoli. Las tres son flores que consumimos habitualmente. Sin embargo quizá no estamos tan familiarizados con la flor de calabacín.

Esta planta es anual y sus grandes flores amarillas son comestibles. Es mejor cosecharlas antes de que se abran por completo a finales del verano. Aunque en nuestro país no están muy popularizadas, poco a poco van introduciendose. Son muy utilizadas en la gastronomía mexicana e italiana: quesadillas, burritos o tortitas con flor de calabacín en México y rellenas de bechamel o de queso, fritas en tempura o frescas como guarnición en Italia.

Flor del calabacín. FOTO: David Monaguillo.

Además de las flores de las verduras existen muchas más, como las aromáticas:

La flor del romero, conocida por la miel, es más suave que sus hojas y sirve para aromatizar platos.

Flor del romero. FOTO: Mario Modesto/commons.wikimedia.

La flor de la lavanda sirve para preparar infusiones junto con las hojas pero también para arroces, pollo, conejo, vinagretas, dulces, mermeladas y helados.

Flor de la lavanda. FOTO: ProtoplasmaKid/commons.wikimedia.

La flor de la albahaca, igualmente sirve para carnes, ensaladas, pastas, salsas, quesos frescos y además es la "mejor amiga" del tomate.

Flor de la albahaca.FOTO: H. Zell/commons.wikimedia.

La flor de la salvia, es aromatizante y la flor del tomillo, al igual que sus hojas puede acompañar a carnes y pescados.

Flor del tomillo. FOTO:H. Zell/commons.wikimedia.

Las especias se consideran la parte dura de especies vegetales como semillas o corteza, sin embargo el azafrán sale de la flor del Crocus sativus L. Se obtiene a partir de los estigmas rojos de la flor de color lila con estambres amarillos. La flor es estéril y la reproducción se realiza por bulbos. Cada flor tiene tres estigmas de azafrán, hebras, unidas en la base por el estilo. La cosecha se realiza entre los meses de octubre y noviembre. La peculiaridad que tiene la recolección es que se hace por la noche puesto que la flor no tiene que estar florecida. La separación de los estigmas se denomina "el desbrín de la rosa".

Flor del azafrán y hebras. FOTO: Liné1/commons.wikimedia y Henna/commons.wikimedia.

Otro ejemplo es el clavo de olor, en esta especia se utilizan los brotes secos de la flor del clavero. Proporciona sabores picantes y dulces, y puede acompañar tanto a platos salados como dulces.

Clavo de olor. FOTO:David.Monniaux/commons.wikimedia.

Hasta aquí nadie se ha asustado con los géneros nombrados pero los más atrevidos pueden poner en su mesa tulipanes, pensamientos, violetas, tréboles, caléndulas, rosas, tajetes, crisantemos, geranios y hasta jazmines.

Tulipanes (Tulipa spp): Se comen los bulbos y las flores. Los pétalos crudos se utilizan en ensaladas.

Tulipanes. FOTO: Jazzextender/Flickr.

Pensamientos( Viola tricolor ): Planta anual que se cultiva en otoño y tiene una duradera floración, que empieza en dicha estación y dura hasta la primavera. Los coloridos pétalos se suelen usar en ensaladas pero también para acompañar un plato de quesos. Aportan un ligero sabor dulce. Pensamiento Dream tiene un sabor suave y se puede utilizar tanto para acompañar carnes como pescados y también va bien con quesos y ensaladas. En tartas y otros postres encaja a la perfección.

Pensamiento Summer se utiliza, además de las opciones citadas anteriormente, en tortillas, pastas, aves, vinagretas y helados. Cristalizadas son exquisitas.

Pensamientos. FOTO: Carmen Escobar Carrio/Flickr.

Violetas: Viola odorata a parte de cruda en ensaladas, también se pueden comer cristalizadas o confitadas.

Violetas. FOTO: Nociveglia/Flickr.

La Viola Star tiene un sabor suave, se puede consumir frescas, secas y confitadas. En repostería se utilizan también espolvoreadas con azúcar, caramelizadas, para hacer mermelada, jarabes, tartas, helados...

Tréboles (Trifolium sp): Sus hojas tiernas pueden utilizarse frescas o cocidas en ensaladas. Aportan magnesio, calcio y potasio. El trébol es una planta muy empleada como forraje para el ganado. Además, enriquece la tierra con nitrógeno. Las flores secas y semillas se pueden utilizar para dar sabor a los panes. Las hojas y flores se recogen en verano y se guardan en lugares frescos.

Caléndulas (calendula officinalis) : Flor anual que florece en invierno y primavera. Sus pétalos tienen un sabor algo amargo pero es muy aromática y las hojas tiernas se comen en ensaladas dulces o saladas. Se utiliza en postres, quesos y arroz y también con las hojas para aromatizar bebidas. No todas las variedades son comestibles, así que asegúrate de elegir la variedad correcta. Las flores son amarillas, naranjas, marrones o bicolores; de ellas se usan las lígulas (pétalos), crudas y las hojas tiernas.

Caléndula. FOTO: Pavel Ševela/commons.wikimedia.

Rosas (Rosa sp.): Los pétalos de las rosas tienen distintos sabores, pueden ser dulces, amargos o incluso picantes dependiendo de la variedad de la rosa. Todos los pétalos son comestibles y sus usos variados, desde ensaladas hasta con pasteles, tartas y mermeladas.

Crisantemos (Crysanthemum sp.) : Los crisantemos son una flor comestible que se puede utilizar de diferentes maneras. Los pétalos de crisantemo varían en color desde blanco a rojo.

Los pétalos se pueden utilizar como guarnición en ensaladas pero es importante blanquearlos antes de añadirlos a las ensaladas.

Crisantemos. FOTO:Darren Swim/commons.wikimedia.

Geranios (Pelargonium spp.): Se utilizan en pastelería para dar olor a pasteles y tartas con aromas afrutados, florales y cítricos. Hacen más atractivos distintos platos, vinos y licores. El geranio sorbet se utiliza en postres, bebidas y sorbete.

Geranios. FOTO: Rinina25/commons.wikimedia.

Jazmín (jasminum officinale): Perfecto en carnes y en platos que desarrollan un sabor un poco dulce como mariscos, hígado de pato.

Estos son algunos ejemplos pero existen muchos más y menos conocidos, un ejemplo de ello es el botón de Sechuan o flor eléctrica, Sechuan button. De nombre científico Acmella oleracea, esta planta se empleaba originariamente en las zonas selváticas de Brasil y Perú como anestesia bucal puesto que tiene un efecto de adormecer el paladar.

La sensación es un choque eléctrico, por ello también es llamada flor eléctrica, empieza por parecerse al efecto de las burbujas en la lengua y termina con una sensación anestésica con un adormecimiento sin dejar de segregar saliva.

Sechuan button. FOTO: Phyzome/commons.wikimedia.

Si esto os has dejado sorprendidos dejo para el final lo más original desde mi punto de vista: Una planta insectívora, híbrido natural llamado Nepenthes x ventrata no comestible que se utiliza como "vaso".

Nepenthes x ventrata. FOTO: L. Shyamal/ commons.wikimedia.

No todas las flores son comestibles, deben estar cultivadas de manera adecuada para ser aptas al consumono. No pueden tener ningún tipo de producto químico o tóxico como herbicidas, pesticidas o fertilizantes. Las flores que provienen de una floristería, invernadero o vivero no son comestibles, puesto que no se etiquetan como un cultivo alimentario. Si quieres comprar flores comestibles, compralas en mercados, supermercados o herbolarios y no comer una flor a menos que estés seguro de que es comestible.

APRENDE A USAR TU DINERO