POLÍTICA
15/03/2021 09:35 CET | Actualizado 15/03/2021 12:11 CET

Cuadrado y Espejo, hombres fuertes de Arrimadas, abandonan el "núcleo duro" de Ciudadanos

La líder de la formación remodela los órganos de dirección tras las crisis generadas en Murcia y Madrid.

SUSANA VERA / REUTERS
Inés Arrimadas, en la sede de su partido, en una imagen de archivo.

Carlos Cuadrado y José María Espejo, hombres fuertes Inés Arrimadas, han decidido dar un paso a un lado y dejarán de ser vicesecretarios generales de Ciudadanos (Cs). Ambos dirigentes permanecerán en el Comité Permanente del partido para seguir trabajando en el proyecto de Cs junto a Inés Arrimadas.

Ciudadanos (Cs) ha convocado este lunes una reunión de su Ejecutiva nacional tras la fallida moción de censura en Murcia y la convocatoria de elecciones anticipadas en la Comunidad de Madrid. Ambos acontecimientos han propiciado una estrepitosa caída en las encuestas y una oleada de mensajes críticos contra la presidenta, Inés Arrimadas.

A las encuestas que el sábado pronosticaron que Cs quedará fuera de la Asamblea de Madrid en las elecciones del próximo 4 de mayo, se sumaba este domingo la decisión del exsecretario de Organización de la formación, Fran Hervías, de cambiar de chaqueta y sumarse al PP como partido abanderado del ”único proyecto” que puede ganar a Pedro Sánchez.

Según ha anunciado la Cadena Ser, Arrimadas ha planeado ejecutar cambios este lunes y modificará tanto el Comité Permanente como el Comité Ejecutivo del partido ante la convulsión interna tras lo ocurrido en Murcia y en Madrid. 

El Comité Permanente es el núcleo duro de decisión de los naranjas y, actualmente, está compuesto por la propia presidenta, Inés Arrimadas, y otras seis personas más: Marina Bravo, secretaria general; Carlos Cuadrado y José María Espejo-Saavedra, vicesecretarios; Melisa Rodríguez, como portavoz, y Edmundo Bal y Borja González. 

Y el Comité Ejecutivo es un órgano compuesto por los miembros del Comité Permanente y cerca de 30 personas más. Este órgano también sufrirá una ampliación, según las fuentes consultadas por Efe, además del reajuste por la salida, por ejemplo, de la murciana Isabel Franco, quien fue expulsada del partido tras su paso a las filas del Gobierno del PP.

La vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha asegurado que no teme “nuevas fugas” desde Cs al PP y que espera que de la Ejecutiva de hoy salga un proyecto “más sólido”.

En declaraciones a los periodistas, Villacís, cuyo nombre suena como uno de los que podrían integrarse en el nuevo “núcleo duro” de Arrimadas, ha dicho que sobre la Ejecutiva de este lunes espera “lo que siempre ha ocurrido en Ciudadanos”.

“No sé en otros partidos, pero en nuestras Ejecutivas se habla y además se habla desde las ganas que tenemos todos de construir un proyecto más sólido. Eso es lo que espero” del encuentro, ha apuntado la segunda edil de la capital, que ha descartado además ser candidata a la Comunidad de Madrid en los comicios del 4 de mayo.

Y el exvicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, dicho este lunes en Twitter que “nunca” se ha llevado mal con la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, quien ha asegurado que todo el mundo sabía que ambos se llevaban mal.

 

Bal acusa a Hervías de dejarse “comprar”

La noticia del abandono de Hervías desató el domingo una avalancha de mensajes a favor y en contra en Twitter. También motivó una declaración del portavoz de Cs en el Congreso y miembro de la Ejecutiva del partido, Edmundo Bal, quien le acusó de dejarse “comprar” por el “partido de Bárcenas, de la caja b, de los sobres”. Bal fue contundente contra los populares.

El portavoz naranja en la Carrera de San Jerónimo también ha advertido de que el PP ha lanzado una campaña por toda España para “comprar voluntades y personas” y están “dispuestos a pagar lo que haga falta para comprar” a gente de su partido. Los naranjas llevan varios días viendo como los populares se dirigen a los votantes y militantes de Cs para que voten al PP.

La reforma de los órganos de dirección naranjas era algo que ya venían demandando muchos cargos del partido. Sobre todo desde la debacle electoral en Cataluña, aunque en ese momento, y tras otra ejecutiva convulsa, la dirección decidió no hacer ningún movimiento.

“Ahora es el momento”, explican sus colaboradores y más cuando “nos encaminamos a unas elecciones en Madrid” donde el partido “tiene que estar más reforzado y unido que nunca”.

Además, la salida de Arrimadas en forma de dimisión queda descartada “al 100%”, porque “si cae ella, cae Ciudadanos”. De esa forma, la dirección entiende que le estarían dando la razón al PP que “estará deseando acabar con nosotros mejor en dos días que en dos años”.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con el diagnóstico general de la dirección, como demuestra un artículo firmado por uno de los fundadores del parti, Francesc de Carreras, quien se ha mostrado convencido de que la formación está “en caída libre” y ha quedado como un partido “inútil” y “no fiable”, por lo que la presidenta Inés Arrimadas debería asumir las responsabilidades.

Cantó mueve ficha

Una de las voces más conocidas, la del coordinador de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana, Toni Cantó, también se han elevado para pedir “responsabilidades” a la Ejecutiva de su partido este lunes. Según ha explicado, apuesta por “recomponer” el partido, “pelear hasta el final” y conseguir que Cs “salga a flote”. Irse al PP no es una opción, sostiene. 

En una entrevista en la Cadena COPE, Cantó ha criticado la estrategia “bochornosamente torpe” que su formación llevó a cabo en Murcia, que entiende que hay que explicar con transparencia. “Y si vemos que son conscientes o no de lo mal que se hizo o todo, habrá que tomar una serie de medidas u otras”, ha sostenido.

Cantó ha señalado que hay que “asumir amplias responsabilidades con todo lo que se ha hecho” en el último mes. “Yo ya lo dije en la última Ejecutiva y no se me hizo caso”, ha aseverado, recordando que el balance del mes ha dejado a Cs como “fuerza residual en Cataluña” y con la posibilidad de “desaparecer en Madrid”.

La prensa valenciana sostiene hoy que Cantó no va a por Arrimadas, a la que no culpa directamente, pero que la exigencia de cambios que pone sobre la mesa ante la dirección nacional obedece a un movimiento de posicionamiento interno ante la posibilidad de que se produzcan cambios de cargos. El político y actor forma parte de la ejecutiva y ha tenido un peso relevante en la campaña catalana, pero no ha participado en la estrategia.

“Osquestado desde Moncloa”

Hervías, por su parte, tras la campanada días atrás con su marcha, ha concedido esta mañana varias entrevistas en las que justifica su paso. Aunque ha dicho que no quería “hablar mucho” de sus excompañeros, porque tiene “amigos en Ciudadanos” y les desea “lo mejor”, ha señalado que lo que hemos vivido en estos días “era algo orquestado entre Moncloa y dirigentes de Ciudadanos en el que en Murcia y Madrid tenía que caer los Gobiernos del PP”.

En cualquier caso, ha señalado que esto lo tienen que aclarar y concretar “los dirigentes de Ciudadanos y concretamente la secretaria general Marina Bravo”. Añade Hervías que le entristeció “leer en la prensa que se estaban planteando esas mociones de censura en gobiernos que han funcionado y que están permitiendo que se avance. No le encontraba explicación y de ahí mi marcha. Una marcha que estaba marcada antes de las mociones de censura y así se lo trasladé a Carlos Cuadrado, porque para mi el sanchismo era incompatible con la libertad y yo no podía seguir siendo representante público de ciudadanos cuando ciudadanos se está convirtiendo en una muleta del sanchismo”.

Photo gallery Arrimadas enseñando cosas See Gallery