POLÍTICA
01/07/2020 22:36 CEST | Actualizado 01/07/2020 23:01 CEST

Política de pactos a varias bandas en la Comisión para la Reconstrucción

El PSOE se ha apoyado en Ciudadanos y ERC y busca también el acuerdo con el PP en materia sanitaria.

CONGRESO
Comisión para la Reconstrucción en el Congreso

El Gobierno ha sellado este miércoles pactos a varias bandas para la aprobación de las conclusiones de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del país tras la pandemia del covid-19. En concreto, se ha apoyado en Ciudadanos para el documento económico, en ERC para el de políticas sociales y cuidados, y continúa buscando cerrar acuerdos con el PP en el ámbito sanitario y de la Unión Europea.

La Comisión de Reconstrucción que preside el socialista Patxi López se dividió en cuatro grupos de trabajo para organizar su tarea. Cada uno de ellos se ha reunido este jueves para aprobar sus respectivos documentos de conclusiones, que serán elevados el viernes para su debate y votación al plenario de la comisión y que llegarán al Pleno en la segunda quincena de julio para su ratificación.

Aunque habrá tiempo hasta esa sesión plenaria para buscar más acuerdos, de momento los socialistas han recurrido a la llamada geometría variable recogiendo aportaciones de unos y otros para alcanzar consensos. Eso sí, no siempre han ido de la mano de sus socios de Gobierno, puesto que ha habido enmiendas que se han aprobado sin el apoyo de Unidas Podemos y a la inversa, otras que han salido adelante pese al voto en contra del PSOE.

Ciudadanos, el más colaborador

Ciudadanos ha sido el grupo de la oposición que más conclusiones ha avalado. En concreto, ha dado el sí a los documentos sobre Economía, Sanidad y Unión Europea, tras conseguir que se incorporaran algunas de sus enmiendas, mientras que se ha votado en contra en el de políticas sociales y cuidados.

No obstante, su intención es seguir negociando “para que el texto final aparque las cuestiones ideológicas y pueda garantizarse, por ejemplo, que todas las opciones del sistema público educación, incluidas la educación concertada o la educación especial, salen reforzadas de esta crisis”, según han explicado.

El PP, abierto en Sanidad, pero lejos en Economía y Política Social

El PP no ha respaldado ninguno de los textos de los grupos de trabajo, pero continuará negociando con el PSOE para poder apoyar el de Sanidad y el europeo, bien en la comisión o ya en el Pleno. De momento, este miércoles se ha abstenido en la votación de esos dos documentos, aunque se han introducido ya algunas de sus enmiendas, tanto propias como transaccionadas.

Pese a todo, el PP considera que en el dictamen del grupo sobre sanidad aún faltan aspectos clave como la agencia de salud pública y de calidad asistencial y todo lo relativo a las medidas para garantizar la mejora del sistema.

En el de la Unión Europea, PP, PSOE y Cs han pactado hasta nueve enmiendas y también se ha dado el visto bueno a aportaciones de los ‘populares’ en solitario, pero tampoco ha sido suficiente para los de Pablo Casado.

Donde las posibilidades de acuerdo con el PP están muy alejadas es en los grupos de Políticas Sociales y Cuidados y en el de Reconstrucción Económica, donde el voto del primer partido de la oposición ha sido negativo.

El PNV marca distancia a días de las elecciones

ERC, por su parte, ha variado su posición según el grupo de trabajo del que se tratase. Así, ha avalado las conclusiones del de Política Social, ha votado en contra en el de Sanidad, pero se ha abstenido en el de la Unión Europea.

El PNV, que venía siendo aliado del Gobierno, ha decidido distanciarse coincidiendo con la campaña de las elecciones vascas y ha votado en contra de los cuatro bloques de conclusiones.

Lo han hecho porque considera que todos nacen con un espíritu “recentralizador”, sin respeto la competencias autonómicas, y que sólo se van a aprobar propuestas vagas que no irán acompañadas de financiación ni de planes rigurosos para su aplicación. Bildu, por su parte, se ha abstenido en los grupos en los que ha podido participar en las votaciones finales.

Los independentistas de Junts también han ido variando, puesto que ha optado por rechazar las conclusiones sociales y sanitarias, pero se han abstenido en las de la UE, porque les han aceptado hasta seis de sus propuestas.

Aunque las decisiones se han adoptado por voto ponderado, es decir, teniendo en cuenta el peso de cada partido en el Pleno, hay que tener en cuenta que Vox no ha participado en los debates ni en las negociaciones porque abandonó voluntariamente la comisión alegando que sólo buscaba conclusiones “exculpatorias” para la gestión del Gobierno durante la pandemia.