Condenado a 7 años y 6 meses de prisión el hombre que anunció en redes sociales su intención de matar a Pedro Sánchez

El Tribunal le impone 2 años y 6 meses por delito de homicidio en grado de proposición y a 5 años por depósito de armas de guerra.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
Europa Press News via Getty Images

La Audiencia Nacional ha condenado a 7 años y 6 meses de prisión al vigilante de Seguridad que manifestó en 2018 en las redes sociales su intención de asesinar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El tribunal le impone 2 años y 6 meses por el delito de homicidio en grado de proposición y 5 años de prisión por depósito de armas de guerra. Además le condena a 8 años de privación del derecho a la tenencia y porte de armas.

La sentencia explica que el acusado estaba integrado desde su teléfono móvil en el grupo de Whatsapp “Terrasa por España” en el que a partir de junio de 2018 publicó mensajes en los que mostraba su absoluto desacuerdo con la exhumación de los restos mortales de Franco, cuyos trámites habían sido iniciados por el Gobierno.

Durante esos meses y hasta su detención en septiembre de 2018 expresó en distintos mensajes en ese foro o privadamente su intención de acabar con el presidente del Gobierno. “Soy un francotirador y con un tiro preciso se acaba el Sánchez antes de que del todo se hunda a España. No haría falta guerras”; “No podemos permitir que humillen al Generalísimo Francisco Franco ni a José Antonio Primo de Rivera (...) Si es preciso me voy a ir armado y me sentaré en la tumba de Franco y si se acercan disparo”, fueron algunos de esos mensajes.

Al acusado, que trabajó como vigilante de seguridad, se le incautaron un conjunto de armas tras su arresto, 13 reglamentarias y siete prohibidas, entre ellas un arma de guerra; un arsenal que muestra, según el tribunal, su alta peligrosidad.

El Tribunal admite que no hubo un plan definitivamente urdido, tramado y menos aún concluido, pero subraya una circunstancia “indicativa de la alta peligrosidad”: el arsenal de armas que se le intervino tanto en su domicilio como en su coche, sin obviar su afición por el tiro.

Tras analizar sus mensajes, el tribunal afirma que ha quedado acreditado que expresó, “cada vez con más ahínco”, “una fijación inquebrantable su voluntad de dar fin a la vida del presidente del Gobierno”.