¿Cuándo dimite la delegada del Gobierno de Madrid?

El pasado sábado 18 de septiembre diferentes grupos nazis se manifestaron en Chueca con insultos hacia la comunidad LGTBI ante la pasividad de la Delegación y cuerpos policiales.
Bandera LGTBI.
Bandera LGTBI.
EFE

“Fuera sidosos de nuestros barrios” y “fuera maricas de nuestros barrios”. Estos fueron los cánticos más repetidos por las organizaciones nazis que convocaron una protesta el pasado sábado en el madrileño barrio de Chueca. Cánticos homófobos y cargados de odio hacia el colectivo LGTBI en pleno corazón de dicha comunidad. Sin embargo, no hubo actuación policial ninguna.

Posteriormente, y al ver que las redes sociales ardían de indignación con lo que había sucedido en Chueca, Mercedes González, la delegada del Gobierno en Madrid hizo unas declaraciones lamentables y con poco nivel político. En primer lugar, intentó justificar la convocatoria nazi diciendo que los organizadores habían engañado a la Delegación del Gobierno. En segundo lugar, días después, la propia Mercedes González declaró que no se podía disolver la manifestación porque había menores y gente muy mayor…

Estas declaraciones han puesto en evidencia a la delegada del Gobierno en Madrid, cuyos argumentos han sido ridículos. Los convocantes de la manifestación eran por todos conocidos. Uno de ellos es Alberto Ayala de Cantalicio, antiguo exlíder de la banda nazi y criminal Ultras Sur. Uno de los partidos que convocaba dicha manifestación era España 2000, partido neonazi que gobierna en el Ayuntamiento de Los Santos de la Humosa gracias a los votos a favor de PP y VOX, y que ha estado muy activo en las últimas convocatorias ultraderechistas, y que de hecho participó en el homenaje a la División Azul de febrero de 2021 donde se insultó y humilló a los judíos.

Pero es más, el investigador cordobés Sergio Gracia, ya avisó en sus redes sociales de que en dicha convocatoria de Chueca habría grupos neonazis. Si un investigador, sin recursos y sin herramientas puede conocer la presencia de nazis en dicha convocatoria, ¿cómo es posible que desde Delegación del Gobierno aleguen que no lo sabían? Además, si la delegada del Gobierno dice que fueron engañados y los convocantes se hicieron pasar por asociaciones vecinales, ¿por qué envió a los antidisturbios desde el inicio de la manifestación?

Respecto a la segunda declaración de la señora Mercedes González, he de decir que no es ninguna excusa para impedir disolver una manifestación en la que se está alterando el pulso. Señora Delegada del Gobierno, a usted no le tembló el pulso para apalear a los manifestantes que pedían justicia para Samuel en plena Gran Vía. Es más, le dio igual si eran menores, mayores o ancianos. Esa gente que salió a protestar contra un crimen homófobo y que pedía TOLERANCIA, recibió palos en Madrid por parte de los antidisturbios que usted dirige. Por el contrario, los nazis que cometieron delitos de odio en Chueca, se han ido con una pequeña multa de 600 euros…

Podría parecer un chiste de mal gusto, pero la situación es bastante grave. Vivimos un período en el que la violencia contra la comunidad LGTB se ha intensificado gracias a los discursos de la ultraderecha en las instituciones y a su posterior legitimación por algunos políticos. No se puede ser tibio con la ola ultraderechista que está poniendo en peligro nuestra convivencia y nuestra democracia.

Aunque en redes sociales no faltó una minoría que se dedicó a apoyar a la Delegación del Gobierno en Madrid y a banalizar la manifestación nazi y sus cánticos cargados de odio, como si viviésemos en un mundo de gominolas donde no hay agresiones ni asesinatos por la orientación sexual. Curiosamente, estos perfiles que defendían la actuación de la Delegada del Gobierno eran del mismo partido que ella. Entiendo que para algunas personas es muy importante ascender en un partido, y que para ello tienen que dejar de lado su ideología y dar palmas a todos sus representantes, pero es que la situación ha sido muy grave. De hecho, el propio PSOE, pidió en 2016 a la Delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa (del PP, partido que gobernaba en España por aquel entonces) prohibir una manifestación nazi en Malasaña cuyos convocantes eran los mismos que el pasado sábado en Chueca… ¿Qué ha cambiado para que el PSOE pidiese una cosa en 2016 y en 2021 haga otra diferente? ¿Por qué el PSOE en el Gobierno hace lo que dice que no va a hacer en la oposición?

Por último, me gustaría señalar que la Delegación del Gobierno ha actuado de forma ineficaz y poniendo en riesgo a muchos vecinos y vecinas de Chueca. Entendemos que una manifestación no se autoriza, sino que queda autorizada directamente. Sin embargo, la propia Constitución en su artículo 21.2 nos confirma que una reunión puede ser disuelta cuando se altere el orden público y se ponga en peligro a personas o bienes. El pasado sábado 18 de septiembre de 2021 se puso en riesgo a la gente de Chueca, gracias a la ineptitud de la Delegación del Gobierno en Madrid, que no mandó intervenir a los antidisturbios ante el odio que se profería, ni siquiera tuvo la decencia de modificar el recorrido de la convocatoria. Ambas cosas (e incluso la prohibición de una convocatoria tan peligrosa) están permitidas por el artículo 10 de la Ley Orgánica 9/1983 del 15 de julio. La señora Mercedes González no lo hizo, permitió la convocatoria nazi en Chueca siendo consciente de todos los riesgos que conlleva y por esa razón debe dimitir en lugar de excusarse con declaraciones vacías que tienen el objetivo de escurrir el bulto y mirar para otro lado. Señora González, cuando no se hace bien el trabajo y se pone en riesgo a las personas, se dimite.