POLÍTICA
07/06/2019 07:59 CEST

Un cumpleaños en funciones

Un año del Ejecutivo de la ‘moción’: a la espera de pactos, nervios y con quinielas de nombres.

EL HUFFPOST

El 7 de junio de 2018 nacía oficialmente el Gobierno surgido tras la moción de censura. Y lo hacía con novedades significativas: en la foto había más mujeres que hombres y muchos de sus miembros utilizaron la expresión “Consejo de ministras y de ministros”. Un Ejecutivo diseñado por Pedro Sánchez para impactar, lanzar varios mensajes y enseñar a los españoles su oferta electoral.

Ahora soplan la vela -los que han aguantado- en funciones, a la espera de saber si tendrán que cohabitar con miembros de Unidas Podemos en el próximo Ejecutivo, con la resaca de dos mega citas electorales y mucho ruido y quinielas en los círculos de la Villa y Corte sobre los que conservarán su trabajo.

No todos están de aniversario. De la foto desapareció rápidamente Màxim Huerta, que tuvo que dimitir por el escándalo de sus sociedad a los pocos días. Y tampoco come tarta Carmen Montón, la exministra de Sanidad que se vio envuelta en el tsunami de los casos de los másters de la Universidad Rey Juan Carlos.

El secretismo sigue dominando en público estos días, en los que se acaba de arrancar el reloj de la legislatura con la ronda de consultas con el rey ―que ha dejado oficialmente ya la propuesta de la investidura de Pedro Sánchez como presidente―. Pero son días complicados para hablar de un pacto a nivel nacional cuando se están cerrando antes los acuerdos municipales y autonómicos después del 26-M. El presidente y Pablo Iglesias llevan sin hablar dos semanas.

Solo Pedro Sánchez sabe realmente lo que tiene en la cabeza para la próxima temporada gubernamental. Dentro de la familia socialista, hay muchos que apuestan por un Gobierno en solitario, con algunos independientes de la órbita de la izquierda y Podemos, pero sin ministros del partido morado que generen inestabilidad. En cambio, otros ven bien la coalición para engullirlos totalmente o para tener a alguien a quién echar las culpas si la situación se complica. Los morados siguen insistiendo en entrar e Iglesias amenaza con tumbar la investidura si no hay departamentos.

La lucha Calvo vs. Redondo: ¿quién ganará?

Detrás de Sánchez, la gran protagonista durante estos doce meses ha sido la vicepresidenta, Carmen Calvo. Y dentro del socialismo han sido recurrentes las veces en las que se ha vaticinado su salida fuera del Ejecutivo -sonó para encabezar la lista europea o para presidir el Congreso-. También estas filtraciones se achacan a equilibrios internos, como el contrapoder que llega desde el jefe de gabinete, Iván Redondo. “A Sánchez le gusta tener varias órbitas de poder alrededor”, comenta un socialista que conoce al presidente desde hace años.

LA MONCLOA

Sí hay cambios que tendrá que acometer sí o sí el presidente. El Ministerio de Exteriores es uno de ellos, después de la salida de Josep Borrell para encabezar la lista de las europeas. El buen resultado del socialismo español además vaticina un buen puesto -top job- en las futuras instituciones europeas. Al Palacio de Santa Cruz le salen pretendientes todos los días. En las quinielas siempre aparece el actual ministro de Agricultura, Luis Planas, curtido en los ambientes europeos y diplomáticos. También se lanzan otros nombres como el del asesor en materia internacional del presidente, José Manuel Albares. Iratxe García también ha sonado, pero su sitio parece más destinado a tener un papel relevante dentro del grupo socialista europeo. En los últimos días, se agranda la bolsa de aspirantes con Cristina Gallach y Ángeles Moreno Bau.

También ha quedado vacante el despacho más grande del Ministerio de Política Territorial y de Función Pública al haberse trasladado Meritxell Batet a la Presidencia del Congreso. Tras la operación fallida en el Congreso, también podría venir desde Barcelona a Madrid Miquel Iceta como ministro.

Dudas sobre Celaá y un sitio para Gabilondo

Según varias fuentes socialistas también hay dudas sobre la permanencia de Isabel Celaá como portavoz del Ejecutivo. Además, hay quienes dentro del PSOE ven a Ángel Gabilondo volviendo al Ministerio de Educación o a otro puesto del Gobierno si no logra ser investido finalmente como presidente de la Comunidad de Madrid.

Otra de las figuras al alza del Ejecutivo en funciones es María Jesús Montero, la ministra de Hacienda, que sobresalió especialmente durante el fallido intento de los presupuestos. Una de las opciones que podría tener Sánchez sobre la mesa es crear una Vicepresidencia económica. Montero tiene además una buena relación con Unidas Podemos, algo a tener mucho en cuenta si finalmente se llega a acuerdo entre las dos formaciones. Asimismo, la operación de que fuera destinada a pilotar una transición en el PSOE-A parece enfriarse por el momento. En Economía, está Nadia Calviño, pero es una pieza que siempre ha podido moverse a Europa y todavía algunos no descarten que acabe en la Comisión Europea.

EFE

¿Y el poder de Ferraz? El ‘número tres’ del partido, José Luis Ábalos, es el hombre fuerte de Sánchez durante estas negociaciones y todo el mundo da por hecho de que seguirá en una cartera ministerial. La ‘número dos’ y vicesecretaria general, Adriana Lastra, ha sido ratificada por Sánchez como la portavoz en el Congreso. Ella está contenta en la Cámara Baja y además ahora tendrá a sus órdenes al grupo mayoritario en la Carrera de San Jerónimo (nada ver con los 84 diputados que contaban hasta ahora).

En el socialismo genera muchas dudas la continuidad de Dolores Delgado, la ministra de Justicia no cayó en la crisis Villarejo porque suponía un duro palo en el Gobierno tras las dimisiones de Huerta y Montón. Ella puso su puesto a disposición del presidente, pero ahora sí se ha implicado fuertemente en la campaña del PSOE en generales y locales. En cambio, en las quinielas aparecen como seguros en la permanencia Teresa Ribera (Cambio Climático) y Pedro Duque (Ciencia). Sobre José Guirao, en Cultura, planea la duda de si sería a lo mejor una cartera muy codiciada por Unidas Podemos.

Pero como dice una persona de confianza del presidente: “Eso sólo lo sabe Pedro”.

 

SOMOS LO QUE HACEMOS