Este es el mejor día de la semana para tomarte un día libre

Tomarse un día libre entre semana es una de las formas más sencillas de cuidar tu salud mental.

La sociedad está cansada. Las encuestas sobre agotamiento laboral marcan una tendencia al alza agravada por la pandemia. Tomarse un día libre entre semana es una de las formas más sencillas de cuidar tu salud mental, y aunque es evidente que un descanso de 24 horas no va a solucionar todos tus problemas, nunca viene mal una ayuda.

La psicóloga Lisa Orbé-Austin, especializada en orientar a profesionales en sus carreras, asegura que un día libre para descansar propicia una sensación de alivio, una mayor capacidad para regular tus emociones y una mejor perspectiva.

“Nunca va a acabar con todos tus problemas, pero es un respiro”, recalca Orbé-Austin. “Deberías notar cierta mejoría”.

Pero ¿hay algún día que sea mejor que otro para tomarse un descanso entre semana? Cuando estás al borde del colapso, un día de descanso sienta muy bien. Si tienes libertad para escoger el día, presta atención a los consejos de los expertos.

No caigas en la trampa del miércoles

Melody Wilding, orientadora profesional y trabajadora social, no recomienda tomarse libre un día intermedio de la semana laboral, ya que puede resultar más complicado desconectar cuando sabes que aún tienes que terminar algunas tareas.

“Quizás ni siquiera aproveches el día porque empezarás a planificar y preparar el resto de la semana para acabarla bien”, explica. Por eso, su consejo es tomarte libre el lunes o el viernes, de forma que se convierta en una extensión del fin de semana.

Orbé-Austin coincide en que aunque algunas personas prefieren los miércoles para romper la dinámica de la semana laboral, ella también recomienda los lunes o los viernes para alargar el fin de semana. “Un solo día muchas veces se hace corto”.

Pero piensa una cosa...

También es cierto que es una convención social elegir los lunes o los viernes para tomarte un día libre, señala Shanita Liu.

“Es más fácil que te concedan el lunes o el viernes y no los días intermedios, sobre todo si tu empresa no presta mucha atención a la salud mental”, comenta.

Liu, por su parte, también prefiere los lunes y viernes para alargar el fin de semana. Los lunes, concretamente, te permiten volver al trabajo más preparado para el resto de la semana.

“Al menos puedes empezar el martes sintiéndote más descansado y, con suerte, más centrado”, valora.

Sea cual sea el día que elijas, aprovéchalo de verdad

Una vez elegido el día, asegúrate de dedicarlo a actividades que te relajen y vayan a favorecer tu salud mental.

“Si te tomas un día libre para quedarte en el sofá viendo Netflix, no vas a solucionar nada”, advierte Orbé-Austin.

Según Orbé-Austin, hay tres formas de aprovechar bien un día libre para la salud mental: actividades de autocuidado que te devuelvan al presente (meditación o yoga), hacer una sesión de terapia con un profesional o realizar actividades que te ayuden a liberar estrés y tensión (ejercicio físico o recibir un masaje).

“Piensa: ¿cómo planeas cuidar de ti mismo dentro de lo posible para sacarle partido a tu día de salud mental?”, comenta.

Tu objetivo, según Liu, es aprovechar el día para satisfacer tus necesidades y buscar el bienestar. “En eso consiste un día de descanso”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Consejos para el coche en vacaciones