POLÍTICA
29/11/2021 20:40 CET | Actualizado 30/11/2021 03:58 CET

El colectivo de presos de ETA se compromete a acabar con los recibimientos públicos: "Causan dolor"

Apuestan por no celebrar los controvertidos 'ongi etorris' y sí hacer actos "discretos en el ámbito privado".

Europa Press News via Getty Images
Manifestación en Bilbao

Los presos etarras no quieren más ongi etorris. El colectivo de presos de la banda terrorista (EPPK por sus siglas en vasco) ha anunciado este lunes su intención de acabar con los recibimientos públicos a reclusos etarras excarcelados y se comprometen a limitar las recepciones a actos “discretos” en “el ámbito privado” tras las polémicas vividas en estos actos.

En un comunicado que avanzan los diarios Berria y Naiz.info, los presos de la organización terrorista sostienen que “entienden” que las víctimas de ETA puedan sentirse “heridas” por los actos de recibimiento.

“A través de este comunicado, EPPK transmite a nuestra familia, amigos y compañeros, y a la sociedad vasca, que quiere que las recepciones que se nos hacen cuando salimos a la calle se desarrollen de manera privada y discreta, siguiendo el camino recorrido en general en los últimos meses”, indica el texto.

Asimismo, señala que “ciertos agentes y partidos buscan irresponsablemente el enfrentamiento en lugar de la convivencia”. “No queremos alimentar ninguna controversia estéril, de ninguna manera: tenemos la voluntad de actuar constructivamente y ser responsables”, asevera.

Nuestro deseo es aliviar todos los sufrimientos y abrir nuevas opciones, curar heridas y fortalecer la convivencia entre los ciudadanos vascosComunicado del colectivo de presos etarras

El EPPK, reconoce que “hay personas que han expresado honestamente que sienten dolor con la bienvenida del público [...] Son personas dañadas por las acciones de nuestra militancia del pasado y entendemos que pueden sentirse heridas”.

Por ello, “aun aceptando que el preso que sale después de muchos años y muy duras condiciones de prisión tiene derecho a recibir el abrazo de sus familiares, las víctimas han expresado que los actos públicos de recepción les causan dolor. Decimos claramente que nuestro deseo es aliviar todos los sufrimientos y abrir nuevas opciones, curar heridas y fortalecer la convivencia entre los ciudadanos vascos”, precisa.

Otegi habla de “aportación de indudable significado”

Esta decisión llega días después del 10 aniversario del fin de la banda terrorista y tras las palabras de Arnaldo Otegi, líder de la izquierda abertzale en las que asegura “sentir mucho” el dolor de las víctimas de ETA, algo “que no tuvo que ocurrir nunca”.

Este lunes también ha tomado la palabra el coordinador general de EH Bildu, que ha definido como “aportación de indudable significado” el paso de los presos para la convivencia democrática. “La construcción de puentes en lugar de trincheras es un requisito previo para la convivencia democrática”, añade en un tuit.

La respuesta del Gobierno

Para el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, reclamar el fin de los recibimientos públicos a los presos de la banda terrorista cuando son excarcelados, no es ser “irresponsables” ni buscar excusas o confrontaciones “gratuitas”. “Es una cuestión de respeto y empatía hacia las familias de víctimas que nunca volverán a casa”, ha añadido.

A través de las redes sociales, Itxaso ha manifestado que este es un paso “en la buena dirección” del EPPK, que espera que se plasme en hechos “cuanto antes” y que demuestra que la “presión social y política desde firmes valores cívicos y éticos, da resultados”. “Gracias a las asociaciones y fundaciones de víctimas que venís denunciando los ongi etorris”, ha dicho.

“Tenemos todo el futuro por delante para seguir construyendo convivencia, desde el respeto, la memoria y la reparación hacia quienes más han sufrido”, ha apuntado. “Sigamos sanando heridas”, ha concluido.

Y la respuesta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, Covite, ha afirmado, tras conocer la petición del colectivo de presos de ETA, que “nadie espere que ahora les tengamos que dar las gracias por dejar de homenajear públicamente a asesinos y terroristas”.

“Que nos alegremos de esta noticia es una cosa, y otra muy diferente es que tengamos que reconocérselo como un gesto por ’la paz y la convivencia”, ha señalado Covite en las redes sociales. Así ha añadido que “si hoy disfrutamos de una convivencia en paz y libertad, es gracias a la actitud ejemplar que han tenido las víctimas que, al no buscar la venganza ni haberse tomado la justicia por su mano, han contribuido a romper la espiral de violencia a la que ETA quería arrastrarnos a todos”.

Aunque ha calificado de “buena noticia” la petición del cese de los ongi etorris, ha destacado que la “batalla de denuncia de estos actos que ha librado Covite desde hace años ha sido fundamental”.

“De ese mundo no queremos declaraciones, sino hechos. Que dejen de llamar presos políticos a los asesinos de nuestros familiares; que dejen de exigir su impunidad; que cese la legitimación de ETA en forma de pintadas, pancartas, etc., y que dejen de homenajear a etarras muertos”, ha reclamado.

En parecidos términos se ha expresado también en las redes sociales la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, quien ha calificado de “buena noticia” la petición del colectivo de presos de ETA, y ha dicho que “ahora solo falta que la cumplan”. “Permitirme que nos atribuyamos en gran medida este triunfo. Covite lleva desde 2016 denunciando sin descanso y documentando esta realidad tan dolorosa y hasta 2019 prácticamente en soledad”, ha añadido.