INTERNACIONAL
20/03/2019 15:20 CET | Actualizado 20/03/2019 17:44 CET

El Tribunal de La Haya sentencia a cadena perpetua a Radovan Karadzic por el genocidio en Bosnia

Un tribunal de Naciones Unidas en La Haya ha decidido este miércoles aumentar la condena al exlíder serbosnio Radovan Karadzic e imponerle cadena perpetua en el proceso por el genocidio en Srebrenica y los crímenes de guerra cometidos durante el conflicto de Bosnia y Herzegovina (1992-1995).

Karadzic, de 73 años, fue condenado a 40 años de prisión en 2016 por el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), que le declaró culpable de genocidio por la matanza de Srebrenica, en la que las tropas serbobosnias acabaron con la vida de 8.000 varones musulmanes bosnios.

También fue condenado por crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad por haber actuado como el cerebro político de la campaña de limpieza étnica para eliminar a bosniacos y bosniocroatas en las zonas bajo control serbobosnio.

La sentencia

El veredicto en apelación lo ha pronunciado el Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), que ha tomado el relevo del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) tras su cierre en 2017. Así, ha rechazado el recurso interpuesto por el acusado y ha condenado a perpetuidad a Karadzic, que escuchó, impasible, la lectura de su sentencia.

 

Este es un veredicto histórico para la justicia

 “Este es un veredicto histórico para la justicia. Si Karadzic no obtiene lo que se merece, eso supondrá que no hay justicia en este mundo y que es posible cometer crímenes sin arriesgarse a las sanciones”, había afirmado antes de la sentencia Munira Subasic, presidenta de la asociación Las Madres de Srebrenica y que perdió a su esposo y a su hijo de 16 años.

Esta decisión de la justicia internacional sobre la suerte de Karadzic, es una de las últimas en el marco del conflictivo desmoronamiento de la antigua Yugoslavia tras la caída del comunismo, en 1991.

Karadzic, expresidente de la entidad de los serbios de Bosnia, la Republika Srpska, fue condenado por persecuciones, asesinatos, violaciones, tratos inhumanos o transferencias forzadas durante el asedio de casi cuatro años de la capital bosniaca, Sarajevo, en el que murieron 10.000 personas.

 En total, unas 100.000 personas murieron y 2,2 millones quedaron sin hogares durante los combates que se libraron en Bosnia entre 1992 y 1995, oponiendo a musulmanes, serbios y croatas.

Más condenas

Tras la muerte durante su juicio del expresidente serbio Slobodan Milosevic, en 2006, Karadzic era el más alto responsable en rendir cuentas por la guerra en Bosnia.

 En 2017, el TPIY condenó a cadena perpetua por unos cargos similares al alter ego militar de Karadzic, el general Ratko Mladic. El excomandante del ejército de los serbios de Bosnia, apodado el “carnicero de los Balcanes”, también apeló.

 

 

 Karadzic fue hallado culpable de 10 cargos, entre ellos el genocidio de Srebrenica, en el que murieron casi 8.000 hombres y jóvenes musulmanes.

 Sobrevivientes de la masacre habían pedido a la justicia internacional que condenara a Karadzic a cadena perpetua. “Como el resto de supervivientes del genocidio de Srebrenica, espero que Radovan Karadzic sea condenado a perpetuidad”, declaró a la AFP Amir Kulaglic, un bosniaco musulmán de 59 años, antes de conocerse la sentencia.

Belgrado podría rechazar el veredicto, según Izabela Kisic, directora ejecutiva del Comité de Helsinki para los derechos humanos en Serbia. “Desde hace mucho tiempo Serbia niega los crímenes de guerra y su visión sobre la guerra en Bosnia no cambió”, dijo a AFP estimando que la situación incluso “se deterioró considerablemente”.

En Bosnia, el gobierno de la Republika Srpska, anuló el año pasado un informe de 2004 sobre los asesinatos y montó una nueva comisión para investigar sobre esos crímenes.