El truco viral de una profesora para que la mascarilla no resulte incómoda al hablar

El sistema ayuda a mantener la mascarilla en su sitio durante horas.

Más de 300.000 personas han compartido en Facebook el truco para que hablar con mascarilla sea más fácil que esta profesora de Milledgeville (Georgia, EEUU) publicó hace sólo unas semanas. ”¡Consejo de profesor para todos mis amigos profesores! ¡Tenéis que conseguir uno de estos!”, dice su exitoso comentario.

Lo que se consigue con el sistema, un soporte interno de silicona que Angie Madden descubrió por casualidad en Amazon, es que la mascarilla no se desplace de su sitio aunque hablemos con ella puesta durante horas. Hay que colocarlo por debajo de la tela como muestra ella misma en su tutorial, que acumula más de 14 millones de visualizaciones en Facebook.

El soporte interno para mascarillas, que se puede comprar en packs de 10 por 10 euros, está hecho con resina de polietileno de baja densidad, no tóxica, no irritante, suave para la piel y libre de alergias. Su función es incrementar el espacio para respirar evitando que la mascarilla se pegue a la cara. Así no se produce sensación de asfixia, se evitan alergias e incluso se mantiene intacto el maquillaje. También ayuda a evitar que las gafas se empañen las gafas.

“Se me puede escuchar claramente, no absorbo la mascarilla al respirar y esta tampoco se mueve. La llevé durante todo el día y no tuve problemas. Parece raro pero es increíble”, dice Madden.

El único problema del soporte, lavable y reutilizable, es que hay que tener cuidado a la hora de colocarlo y asegurarse de que la mascarilla se ajusta bien a la cara. Al fin y al cabo, si no se hace, el aire se podría escapar por la parte superior o los laterales. De esa forma, si la persona que lleva la mascarilla está infectada, podría poner en peligro a quienes están a su alrededor.