ECONOMÍA
07/06/2019 11:47 CEST

Esta es la firma de cosmética española más valorada

Natura Bissé cumple 40 años y lo celebra por todo lo alto.

En 1979 Ricardo Fisas perdió su empleo. Tenía 50 años. Ricardo no sabía nada de cremas, ni de cosmética, era director de una empresa de alimentación animal de la que le despidieron con un finiquito y el derecho al subsidio por desempleo. Como muchos años después me contaría Elena Serra desayunando en el Polo Ralph Lauren Café de la Quinta Avenida, ni la mujer de Ricardo, la incansable Gloria Vergés, ni sus hijos, estaban dispuestos a dejar que un hombre tan capaz como él se entristeciera por ser despedido en medio de una crisis.

Ricardo, que sobre todo era un hombre de visión y de talento llevaba meses observando las manos de un compañero de la empresa de la que le acaban de despedir. Las manos de su amigo y colega, que trabajaba con aminoácidos, como el colágeno, la elastina y la queratina, eran sedosas. Ricardo Fisas se puso manos a la obra y la familia se conjuró. La familia y las amigas de su mujer, que comenzaron a trabajar en la línea de productos. Primero nacieron las fórmulas de las cremas para manos germen de la empresa cosmética que, a día de hoy no sólo es la más exitosa de nuestro país, también la única considerada como de lujo fabricada en España.  

Natura Bissé nace con un capital de 800.000 pesetas, el subsidio por desempleo de Ricardo Fisas, y sus cinco cremas para manos cuya fórmula sigue siendo a día de hoy imbatible.  Su fundador fue un visionario que siempre supo que el futuro de la cosmética de lujo estaba precisamente en el mayor mercado de lujo del mundo, Estados Unidos, y hasta que no consiguió afianzarse en ese mercado no paró.

Era otoño y había quedado para comer con Joaquín Serra, marido de Patricia Fisas, hija Ricardo, en el restaurante Orsay de Lexington Avenue. Joaquín venía de Texas, de visitar la delegación de Natura Bissé que junto a su mujer había puesto en marcha décadas antes. “Llegamos a Texas con una fórmula y mucha ilusión. Mi suegro nos decía que teníamos que vender en Neiman Marcus, los grandes almacenes de lujo cuya central está allí”.  Y no pararon hasta que lo consiguieron.  De hecho, a día de hoy, los cosméticos de la marca española se encuentran en los grandes almacenes más lujosos de Estados Unidos y hasta en la recién creada cadena de cosmética y perfumería Bluemercury, donde se han posicionado como la nueva sensación entre las neoyorkinas más cool.

 

Natura Bissé está presente en 30 países, factura 35 millones de euros al año, y es la firma que lleva a cabo de ritual de belleza más glamuroso, en grandes eventos como los premios Oscar.

En 2017,la revista Forbes Travel Guide, la única entidad independiente que ofrece un sistema de evaluación global para hoteles, restaurantes y spas de lujo, les eligió como su primera “Firma Cosmética Oficial”. Asimismo, les otorgó el sello In Partnership With, que certifica que cumplen con sus exigentes y rigurosos requisitos de calidad. Hacía unos años que habían iniciado la línea de negocio hotelera, en la que Natura Bissé se presenta como socio para los productos de tocador de hoteles de cinco estrellas y lleva su cabina de belleza.

Cuatro décadas en las que toda la familia ha trabajado sin descanso. Sin presupuesto para publicidad su única forma para llegar a sus consumidoras era que las cremas funcionasen de verdad. Y lo hacen. Su calidad (y su precio) es comparable La Prairie o La Mer, icónicas firmas de cosmética de lujo a nivel mundial. Su centro de I+D+I es referencia en el sector y su decisión desde el principio de “no salirse” de la cosmética y entrar en “otras aventuras” como la perfumería o el maquillaje ha resultado ser un éxito más.

Ricardo murió en 2012 y, desde entonces su mujer, sus hijos, cuñadas y cuñados mantienen la multinacional y la esencia familiar de Natura Bissé. Con Barcelona como buque insignia siguen llamando a puertas cada día para demostrar que sus productos siguen siendo la vanguardia de la cosmética mundial.

Photo gallery 10 alimentos para una piel radiante See Gallery

PULEVA PARA EL HUFFPOST