La EvAU, vista por los profesores: "Corriges más preguntas que en toda tu vida"

Varios docentes se sinceran sobre los criterios que adoptan para evaluar a los estudiantes y cuáles son los errores más comunes que cometen en los exámenes.
Estudiantes durante la prueba de EvAU.
Estudiantes durante la prueba de EvAU.
SOPA Images via Getty Images

La EvAU, el período de exámenes en el que miles de estudiantes se enfrentan a unas pruebas que les servirán para determinar si pueden acceder a la carrera que desean, da el pistoletazo de salida.

Es un momento en el que los alumnos, pero también los profesores viven una situación de mucho trabajo. Los primeros, por intentar sacar la mejor nota posible y conseguir la calificación que les dé acceso para los estudios en los que quieren especializarse y los segundos, por el estrés de tener que corregir cientos de exámenes en menos de siete días.

Miles de profesores tienen que corregir con la responsabilidad de que es un examen en el que los alumnos se juegan mucho, y también de comprobar algunos fallos que cometen otros docentes que han revisado con anterioridad esa misma prueba.

La EvAU ha arrancado este 1 de junio en La Rioja y se esperan cifras cercanas a los 33.455 estudiantes que se presentaron en 2021. La buena noticia para los examinados es que el año pasado, el 95% de esos alumnos que se presentaron a la prueba consiguieron el aprobado, el mayor dato en la historia de la prueba.

Pedro García-Alonso es profesor de la asignatura Empresa Informativa en la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y, tras seis años corrigiendo exámenes en la prueba de acceso a la universidad, asegura en declaraciones a El HuffPost que se pega “horas y noches enteras” comprobando las respuestas de los alumnos.

“Es muy complicado, porque hay muchas opciones de respuesta en cada una de las cuestiones. Corriges más preguntas que en toda tu vida. Son decenas de soluciones distintas que van cambiando en cada alumno. No hay forma humana de corregir todos los exámenes de un tirón”, explica.

“No hay forma humana de corregir todos los exámenes de un tirón”

- Pedro García- Alonso, profesor de la Universidad Complutense de Madrid

Claudia Lázaro es profesora de Matemáticas de Secundaria y secretaria de Relaciones Internacionales de la Federación Española de Sociedades de Profesores de Matemáticas (FESPM) y coincide con García-Alonso en que hay que dedicarse a la corrección de exámenes “con intensidad”, pero reconoce que es “abordable” y una “experiencia muy buena” para el docente.

“Nos sirve de ayuda para conocer errores comunes, ver cómo abordarlos en las clases y tratar de mejorar nuestra práctica docente”, señala a El HuffPost.

Los diferentes criterios de los profesores

Los docentes comprueban que no haya fallos en los exámenes de la prueba de acceso a la universidad, pero no solo por parte de los estudiantes, sino también por la parte que le toca a cada corrector.

Pedro García-Alonso revela que una de las anécdotas más llamativas que ha vivido durante la revisión de exámenes de la EvAU fue el criterio “estrictísimo y estiradísimo” de otro profesor.

El profesor de la Universidad Complutense de Madrid detalla que, una vez terminadas por el alumno, las pruebas se llevan a un centro, donde “los mezclan y dividen” y a cada docente se le hace entrega de 100 o 200 exámenes que no llevan nombre y apellidos, sino una etiqueta de identificación.

“Te hacen contar el número y los códigos de barras que te llevas, al recogerlos para corregirlos, e igual para devolverlos. Los cuentan uno a uno, delante de ti, y no te dejan irte si no están todos los que te dieron. Es de locos”, justifica.

El examen no solo es revisado por un único corrector. En total, tres profesores revisan y vigilan que el alumno tenga la nota que se merece. Un trabajo que se lleva a cabo durante, aproximadamente, tres semanas, una para cada profesor.

Marta Naranjo es secretaria de la Asociación Madrileña del Profesorado de Historia y Geografía y destaca que, ante la falta de una comisión correctora, al ser los propios profesores de Bachillerato los que lo revisan la prueba, “hay diferencias entre la forma de hacerlo unos y otros, pese a las pautas dadas”.

El nivel del alumnado en la EvAU

Los profesores creen que los alumnos sí llegan con un gran nivel a la EvAU y destacan que si el alumno consigue aprobar Bachillerato, “lo normal” es que saque adelante la prueba de acceso a la universidad.

Tras varios años corrigiendo exámenes, Claudia Lázara no ha visto una bajada del nivel en el alumnado en la EvAU y defiende que “hay alumnos muy buenos, que razonan y resuelven bien problemas pero que el sistema de prueba no facilita que destaquen”.

Marta Naranjo también recuerda la influencia que ha tenido la pandemia en el nivel de los alumnos. “Se ha notado que los alumnos tienen un nivel más bajo y menos hábito de estudio. Aunque por supuesto que sigue habiendo alumnos brillantes y aplicados con muy buen nivel, pero la media llega a bachillerato menos preparada”, expone.

Pedro García-Alonso defiende que cada vez hay más estudiantes con “bajas notas, baja formación y bajo nivel”, pero pone en valor que en la EvAU le impresionan. “He puesto más dieces en la selectividad que en la carrera. Hay un gran nivel”.

Errores comunes en los exámenes

La secretaria de Relaciones Internacionales de la FESPM confiesa que uno de los errores más habituales que aparece durante las pruebas de matemáticas es “el análisis de funciones, obteniendo incongruencias entre lo que analizan y la gráfica de la función”.

Claudia Lázaro advierte de que algunos alumnos plantean varias cuestiones durante el examen para intentar “sonsacar información”, pero no prestan tanta atención a la “caligrafía” y “el orden”.

Un error que también destaca García-Alonso. El docente de la Universidad Complutense de Madrid aconseja a los alumnos que tengan precaución con la redacción. “No se dan cuenta que el texto oral no tiene nada que ver con el escrito”, añade.

Es habitual ver las críticas de algunos alumnos a las pruebas que se proponen durante la EvAU cada mes de junio. Pero algunos profesores también recriminan que en estos exámenes no se puede reflejar el nivel del alumnado en la prueba de acceso a la universidad.

Claudia Lázaro critica el examen de la EvAU y cree que todas estas pruebas tienden a primar una “resolución de tipo receta” con la que desvela que no se detecta “si hay una comprensión real de los conceptos matemáticos que se trabajan o sin que se prime el razonamiento matemático”.

“El tipo de examen tiende a primar una resolución de tipo receta”

- Claudia Lázara, profesora de Matemáticas de Secundaria

Marta Naranjo reconoce que “la forma de dar la materia en la ESO no es tan memorística como la que se exige en este tipo de pruebas”, algo que afecta a los alumnos porque “no están acostumbrados a estudiar y ser evaluados de esta manera”.

A grandes problemas... grandes soluciones

Respuestas de exámenes divertidas