Drogas, putas y religión: las letras de Extremoduro que hoy les costarían críticas

El grupo de Robe Iniesta ha dejado muchos himnos para el recuerdo.
Robe Iniesta e I&ntilde;aki <i>Uoho</i> Ant&oacute;n, en un concierto en 2015 en Las Ventas (Madrid).
Robe Iniesta e Iñaki Uoho Antón, en un concierto en 2015 en Las Ventas (Madrid).

Este martes, el rock español vivió una de las noticias más tristes. Extremoduro se separaba definitivamente. El conjunto extremeño liderado por Robe Iniesta y por Iñaki Uoho Antón decía adiós tras más de 32 años sobre los escenarios. Con sus idas y venidas. Ambos habían empezado su andaduras en solitario e incluso Iniesta probó suerte con la literatura y publicó un libro de poemas en 2009.

El grupo de Plasencia se ha convertido en uno de los referentes del llamado rock transgresivo. Y, además de por sus guitarras potentes, sus melodías cada vez más elaboradas e incluso por sus discos conceptuales como La Ley Innata (2008), Extremoduro serán recordados por sus letras. Y, detrás de ellas, está el poeta Robe Iniesta.

Si de algo han estado cargada la filosofía de Extremo han sido de poesía. Pero no han faltado expresiones crudas y críticas y letras que si se hubiesen hecho 30 años después habrían sido objeto de debate en Twitter. Esa misma red social que los ha convertido en trending topic durante más de 10 horas después de anunciar su separación, pero con la que su líder no es fan. “Como no tengo redes sociales puedo opinar lo que me salga de los cojones, porque luego no me voy a estar agobiando por lo que diga la gente”, dijo Iniesta en una entrevista a eldiario.es en 2018.

Más allá de las canciones, Robe se enfundó para la portada Yo, minoría absoluta en un Jesucristo Pistolero, y tituló un disco llamado Iros todos a tomar por culo. No se han cortado un pelo y su vena rockera ha desafiado siempre lo políticamente correcto.

Y hablando de letras, hoy muchas de sus canciones no habrían estado lejos de la polémica. Desde Jesucristo García o Día de la Bestia, que seguro que a día de hoy se considerarían ofensa religiosa, a titular canciones como Golfa y Puta, o hablar abiertamente del consumo de drogas. E incluso directamente hacer un antihimno a su tierra, Extremaydura, con el que muchos extremeños se ofenderían. Estas son algunas de las letras por las que hoy les lloverían críticas:

Religión y terrorismo, en Jesucristo García

“Los mercaderes ocuparon mi templo y me aplicaron ley antiterrorista”

“¿Cuánto más necesito para ser Dios? ¡Dios, Dios!”

Las drogas de Pepe Botika

“Qué vergüenza, Señoría ¿Cuánto cuesta su amnistía? Un día le hicieron un registro al soterrizo y le incautaron 20 kilos de chorizo hachís, caballo y cocaína pa'l que compre pues ya lo dijo Dios: 'no solo de pan vive el hombre'”

Golfa, nada más que añadir

“Dice que si no se droga, dice que no siente nada”

Las drogas y la Policía de Menamoro

“Y nos llaman los culeros, que traemos dentro del culo un pedacito del cielo ¿Quién me registra en los controles? ¿Dónde está el dedo acusador? Jefe, vengo de coger flores De una frontera del amor”

Agresiones a la Policía y religión en Día de la bestia

“Vi a la virgen María, cansada de ser virgen, metida en un portal. Si llega la policía no es pecado, vida mía, ponerse a disparar”

Hoy te la meto hasta las orejas, explícita y no apta para sensibles

“¡Hoy te la meto de mil maneras! Y ya anda con la lengua fuera ¡Hoy te la meto hasta las orejas! Solito con mover las cejas ¡Hoy te la meto hasta el mismo corazón!”

Puta, por si Golfa se quedaba corto

“Me encuentro a mi princesa hablando con la Luna echándose carreras a ver quién es más puta”

Las 10 canciones más escuchadas de Extremoduro