Jaime Peñafiel: "Han hecho bien en mandar a Leonor fuera de la influencia nefasta de su madre”

El periodista, que dice valer más por lo que calla que por lo que cuenta, desvela algunos secretos de Juan Carlos en su nuevo libro.
Jaime Peñafiel acaba de presentar su libro "Los reyes también lloran"
Jaime Peñafiel acaba de presentar su libro "Los reyes también lloran"

“Aquí estoy, dando guerra”, anuncia Jaime Peñafiel nada más comenzar esta conversación, presumiendo de que acaba de ser vacunado contra la covid. “Soy el primer periodista al que han vacunado, posiblemente porque soy el único que sigue en activo a mi edad”, bromea.

Efectivamente, a sus 88 años, el legendario periodista sigue trabajando como siempre, y acaba de publicar un nuevo y polémico libro —el número 16—: Los reyes también lloran (Ed. Grijalbo).

Muchos años al lado del rey Juan Carlos I, siendo testigo curioso de los capítulos más importantes de la historia de la familia real y fiel custodio de importantes secretos, le han convertido en autoridad a la hora de analizar o aportar luz a las polémicas que persiguen al rey emérito y a toda su familia en los últimos años.

No tiene reparos en confensar que ahora mismo no mantiene ninguna relación con Juan Carlos: “Yo le respeto en la distancia y escribo lo que creo que tengo que escribir”. Y no puede disimular cierto orgullo cuando reconoce el importante papel que el emérito le otorgó en algunos momentos. “El 22 de noviembre de 1975, después de la ceremonia de proclamación del rey, fui llamado por su majestad. Pasé dos horas con ellos a solas y estuvimos hablando de lo divino y lo humano. Si querían estar con este pobre periodista, por algo sería”, relata.

Mucho de lo que cuenta en el libro son secretos que ha guardado a lo largo de los años, en un tiempo en el que todo lo que rodeaba a la Familia Real estaba bajo control. ¿Aún hay cosas del rey que sabe y que no va a contar nunca?

Valgo más por lo que callo que por lo que cuento, eso lo digo siempre. Los hay que ponen en duda mi profesionalidad por no hacerlo. Mira, seré buen periodista o no, pero hay una línea que no traspaso: la de la intimidad. Nadie que tenga un cargo público o político tiene derecho a la privacidad, pero sí a la intimidad. Con el rey he estado siempre rozando el límite porque le he acompañado en muchas ocasiones importantes, he sido testigo de muchas cosas de su vida, buenas, malas y regulares.

Ahora estoy lindando lo prohibido por lo que está pasando. Su hijo se permitió la licencia de echar a su padre de casa y de su país, ¡cosa que no se ha visto nunca en la vida! No se puede expulsar a ningún ciudadano de su país.

¿Le expulsó su hijo?

Sí, bueno por la presión del Gobierno. Felipe se ha echado en brazos de Sánchez porque se cree que va a por él. Pero Sánchez va a por la monarquía.

El presidente del Gobierno maneja y manipula a Felipe como le da la gana. Hace unos meses le prohibió ir a Barcelona y ahora está allí.

“Creo que no puedes perdonar que tu hijo te haya expulsado de tu casa”

¿Cómo cree que es la relación actual de Felipe VI con su padre?

Ninguna, no hay relación. Pero con nadie del staff de la Casa Real. Hay una ruptura total. El jefe de la Casa Real, Javier Alfonsín, es un personaje muy siniestro, que nunca ha podido ver a don Juan Carlos. Y creo que tampoco puedes perdonar que tu hijo te haya expulsado de tu casa.

¿Va a regresar el rey Juan Carlos a España en los próximos días para participar en la regatas?

Eso se ha desmentido ya. Además, no tiene que haber una justificación para que regrese, él puede volver cuando le dé la gana. Pero el problema es ¿a dónde va? A Zarzuela no se lo permite la nuera, con la que siempre se ha llevado muy mal. Y Felipe tampoco lo permite porque a Sánchez no le gusta. ¡No se va a ir a vivir a un ‘pisito’ con su hija Elena!

Fernando Falcó, marqués de Cubas, me decía días antes de morir que no entendía por qué ningún grande de España, ningún gran terrateniente, ningún gran empresario, a los que el rey favoreció con los contratos, ha hecho nada por él. Nadie ha movido un dedo por él. A mí eso me entristece. ¡Qué injusto e ingrato es este país! Se ha olvidado lo que este rey ha hecho. Ha sido un buen rey, el mejor de la historia de España, aunque al final lo ha estropeado.

“No entiendo las críticas tan feroces por la vacunación de las infantas. España es un país miserable”

Hay en los últimos días voces que encuentran en estos últimos escándalos, especialmente en la polémica de las vacunas de las infantas, cierta intención de venganza hacia Felipe VI por haber abandonado a su padre.

¡Se están diciendo una cantidad de tonterías! El escándalo por la vacunación de las infantas es gratuito y demencial. Es un movimiento republicano, fomentado por Sánchez e Iglesias, y permitido por Felipe.

Don Juan Carlos tiene la edad que tiene y una salud muy frágil. Las hijas han cumplido con la obligación de ir a ver a su padre y son las únicas personas que lo han hecho. Lo han hecho protegiéndose y protegiendo a su padre con la vacuna. No entiendo las críticas tan feroces. España es un país miserable.

Usted afirma en el libro que el talante de Juan Carlos es demasiado humano. ¿Qué debilidad humana ha sido más poderosa en Juan Carlos I? ¿El dinero o las mujeres?

Mira, tengo una anécdota que explica muchas cosas. Cuando en 1966 entré a trabajar en la revista ¡Hola!, en los medios se publicó como el gran fichaje periodístico. Un día, el por aquel entonces príncipe, me llamó y me pregunto: “¿Cuánto te van a pagar?” Yo le conté y con lágrimas en los ojos me respondió: “¿Sabes lo que me pagan? 70.000 pesetas para todo: para comer, para vestir, hasta para la peluquería de la reina. Controlan hasta las Coca-Colas que se beben en esta casa”. Esa es la historia de su pasión por los dineros: no quiere volver a ser pobre.

De momento, don Juan Carlos no ha hecho nada ilegal. No ha cobrado comisiones, ha recibido donaciones de los países árabes. Y ahora está regularizando su situación fiscal.

“Don Juan Carlos es un Borbón genéticamente puro. Don Felipe es griego”

¿Y las mujeres? Porque se enamoraba de ellas como un colegial.

Como me dijo la reina Victoria Eugenia: “Don Juan Carlos es un Borbón genéticamente puro”. Eso no se puede evitar. Don Felipe, en cambio, es griego. Además, Letizia no es como doña Sofía: si se entera de una infidelidad, como mínimo le capa.

Don Juan Carlos era un hombre apuesto, con mucha simpatía, muy bromista y con una enorme empatía de la que carece su hijo. Siempre ha sido hombre por encima de rey.

¿Cómo va a acabar esto, señor Peñafiel?

No me gusta la futurología porque siempre se equivoca uno. No son buenos tiempos para la institución, porque hay un gobierno que está atacando a la monarquía de raíz. Tenemos un vicepresidente que habla todos los días de república, contando con el silencio del presidente. España es el único país comunista, porque lo es la mitad del gobierno, con una monarquía y eso es un contrasentido. ¿Cómo acabará esto? Depende. Sánchez quiere ser presidente de la república. ¿Lo conseguirá? Si lo pretenden y manipulan a la opinión pública, a lo mejor sí.

¿Será Leonor la futura reina?

Primero, habrá que ver si su padre termina el reinado como Dios manda. Pero yo me quedo con lo que dijo el rey Juan Carlos una vez: sólo es una niña de 15 años. Han hecho bien en mandarla fuera de la influencia nefasta de su madre, tiene que dejarla volar y crecer. La historia se repite porque esto ya le pasó a Felipe cuando se fue a Canadá, que estaba muy enmadrado, y todo el mundo pensó ‘que se vaya, que espabile’. Hay que dejar que la niña vuele sola. Ahora mismo es incapaz de decir una palabra si no mira antes a su madre, si no tiene su consentimiento.

La buena vida del rey Juan Carlos