POLÍTICA
07/06/2021 12:13 CEST | Actualizado 07/06/2021 16:30 CEST

Junqueras apoya los indultos y rechaza la vía unilateral de la independencia

El exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña aboga por la "vía escocesa": la del referéndum acordado.

Europa Press / Getty Images
Oriol Junqueras, en la sesión de investidura de Pere Aragonès

El exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña Oriol Junqueras se ha pronunciado por primera vez a favor de aceptar los indultos a los presos condenados en la sentencia del procés. No sólo eso: también ha renunciado a seguir la vía unilateral de la independencia, en una carta que ha publicado en el diario Ara y en laSexta.

Junqueras ha valorado que hay gestos que pueden “aliviar el conflicto, paliar el dolor de la represión y el sufrimiento de la sociedad catalana”, en una muestra de apoyo a los indultos a los políticos condenados por la celebración del referéndum independentista del 1-O.

La mejor vía para hacerlo [para conseguir la independencia], como siempre hemos defendido, es la vía escocesaOriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña

En la misiva, Junqueras ha explicado que siguen creyendo que “la mejor vía para hacerlo, como siempre hemos defendido, es la vía escocesa” y que esta debe alcanzarse por “la vía del pacto y el acuerdo, la vía del referéndum acordado”. Su apuesta por este modelo, en vez de la vía unilateral para obtener la independencia, se sustenta en una mayor garantía y “reconocimiento internacional”.

El exvicepresidente también ha dejado entrever que desde ERC “hemos hecho una reflexión profunda sobre nuestras fortalezas y debilidades, los errores y los aciertos, para extraer aprendizajes”. Y en esta reflexión, ha apuntado directamente a que han comprendido que “nuestra respuesta tampoco fue entendida como plenamente legítima por una parte de la sociedad”.

Oriol Junqueras ha dejado pistas de los siguientes pasos que darán el Gobierno de España y el Govern, cerrando filas en torno a la mesa de diálogo: “Los conflictos políticos que se acaban resolviendo lo hacen, tarde o temprano, alrededor de una mesa donde todas las partes exponen libremente sus posiciones”. Este último aspecto es especialmente relevante, puesto que una de las grandes incógnitas es si Junqueras formará parte de esas negociaciones.

Otra de las claves de la tribuna de Oriol Junqueras es que contiene un llamamiento a recabar más apoyos puesto que, “para convertirnos en un estado es imprescindible construir una gran mayoría en Cataluña”. En un momento en el que han logrado conformar un Ejecutivo catalán tras un duro proceso de negociación entre ERC, Junts y CUP, ha recordado que “la partida se juega dentro y fuera”.

En defensa de la amnistía

A pesar de esta muestra de apoyo a favor de los indultos, Junqueras ha vuelto a defender la amnistía como solución al “conflicto político”. En este sentido, ha reiterado que “la amnistía es nuestra prioridad para acabar con la persecución judicial. La cuestión no termina ni con los exiliados ni con los presos y presas políticas”.

Se trata de una solución que, a juicio del exvicepresidente de la Generalitat, hay que hacer extensiva “al resto de las 3.000 personas que sufren causas judiciales”.

La publicación de este artículo ha llegado días después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el del Govern, Pere Aragonès, hayan mantenido su primera conversación telefónica y de que este lunes hayan coincidido en su primer acto institucional juntos.

El discurso de Sánchez en Barcelona

En el acto de condecoración al editor Javier Godó, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha realizado un discurso en el que ha dejado guiños a la carta de Junqueras. Ha defendido que es hora de que “dejemos a un lado esa dialéctica estéril de los unos y los otros y busquemos juntos un nuevo ‘nosotros’. Cambiemos las amenazas por propuestas, vengan de donde vengan”.

Por su parte, Pere Aragonés ha esgrimido que retomar el diálogo y la negociación con el Gobierno “es una oportunidad y una obligación”. Eso sí, también ha dejado claro que “no es normal que haya presos políticos y exiliados, y que Cataluña no pueda decidir su futuro”.

Por otro lado, fuentes del Ejecutivo han señalado a la agencia Efe que cualquier gesto que contribuya a rebajar el enfrentamiento y apostar por el diálogo es bienvenido, y por ello reconocen su satisfacción por esta iniciativa de Junqueras. Subrayan que hay un cambio de actitud, ya que frente al rechazo al indulto, ahora lo ve con buenos ojos aunque diga que no sería la solución deseada. Pero consideran que lo más importante es su reconocimiento de que los independentistas no deben seguir transitando por la unilateralidad.

Aunque el Gobierno no comparte la vía escocesa de un referéndum pactado, tal y como propone Junqueras, insisten en que lo esencial es acabar con el ambiente de crispación y sentarse a hablar. Una disposición al entendimiento que creen que debe materializarse en la mesa de diálogo que deberán retomar próximamente el Ejecutivo central y el de la Generalitat.

Su convocatoria se prevé para después de la reunión que mantendrán este mes en Moncloa Pedro Sánchez y Pere Aragonès, quienes han coincidido este lunes en Barcelona en un acto de Foment del Treball.

El Gobierno insiste en que tiene que abrirse una nueva etapa en Cataluña, que todos deberían contribuir a ello y que, tal y como ha venido comentando Sánchez, actuará en todo momento pensando en lo que le conviene a los españoles. 

NUEVOS TIEMPOS