NOTICIAS
14/01/2022 14:20 CET

La columna de Luz Sánchez-Mellado en 'El País' que llena Twitter de pendientes

"Por volver a tener ganas de tener ganas".

Luz Sánchez-Mellado
La columna viral de Luz Sánchez-Mellado.

“Un día te olvidas y sales de casa sin pendientes. Tú, que te sentías desnuda sin ellos, ni te das cuenta de que vas coja de orejas hasta que te ves sin querer en un espejo y te preguntas quién es esa dejada que te mira a las ojeras”.

Así comenzó este jueves la periodista de El País Luz Sánchez-Mellado su columna titulada Predepre, un relato con el que muchos y muchas se han sentido identificados tras dos duros años de pandemia.

La comunicadora reivindica la necesidad de vivir la vida y sentirse bien con uno mismo: “El otro día, un chaval se dolía en Twitter de que, a sus 22 añitos, entre virus y penas, había pasado más tiempo en su cuarto, anestesiado por las redes sociales, que intentando salir al mundo. Se estaba perdiendo la juventud, sospechaba. Él, teniendo toda la vida por delante”.

“Me pregunto cuántas y cuántos boomers están con predepre y, a fuerza de negárselo, se están perdiendo el último tercio de la suya. Porque sí, la vida duele, mucho, pero está ahí fuera. Y hay que salir a vivirla”, escribe.

Por ello, pide no privarse de los pequeños placeres diarios que hacen a una persona más feliz y segura, como por ejemplo ponerse unos pendientes, arreglarse y verse bien al espejo: “Un día amaneces de otra guisa sin comerlo ni beberlo, te arreglas, te pintas el ojo, te miras sin ira y atisbas, bajo la coraza, la persona que eras, aunque no te recuerdes. La que ve todo el mundo menos tú, que solo te ves faltas y sobras”.

La vida, por muchos virus y problemas que haya a diario, sigue mereciendo la pena. No hay más que una y hay que intentar disfrutarla. 

A raíz de su publicación se ha generado una oleada de sinceridad en personas que reconocen que salen de casa sin sus pendientes y que se mueren de ganas por volver a tener ganas de ponérselos. 

Estos usuarios han agradecido a la periodista sus confesiones. Seguro que ahora se fijarán dos veces para ver si llevan puestos o no sus pendientes (por simbolizarlo en un objeto concreto) favoritos.