POLÍTICA
03/06/2020 23:23 CEST | Actualizado 04/06/2020 10:25 CEST

La Guardia Civil entrega un segundo informe sobre el 8-M y recoge las palabras de Irene Montero sobre el coronavirus

El nuevo documento corrige algunos errores del primero, pero les resta importancia, adelanta 'El País'.

NurPhoto via Getty Images
Irene Montero, en la manifestación del 8-M en Madrid

La Guardia Civil ha entregado a la jueza encargada de la investigación por el 8-M un segundo informe donde incluye las declaraciones de Irene Montero sobre el coronavirus en la previa de una entrevista, según adelanta El País.

En esa conversación anterior a la entrevista con la televisión vasca ETB y sacada a la luz por ABC, la ministra de Igualdad achacó al virus la bajada de afluencia en la manifestación feminista, aunque puntualizó que “no lo voy a decir”, unas palabras que han sido duramente criticadas por la oposición, que ha pedido su dimisión.

El instituto armado ha presentado este segundo trabajo de investigación sobre los actos el 8-M en el contexto del coronavirus y reconoce algunos fallos en su primer informe, que estaba plagado de inexactitudes y varios bulos.

Ese documento inicial recogía como fuente una noticia de OK Diario y errores en fechas como la declaración del covid-19 como pandemia por parte de la OMS, que se afirmó sucedió el 30 de enero cuando en verdad ocurrió el 11 de marzo.

En el segundo informe que la Guardia Civil ha entregado a Carmen Rodríguez-Medel se corrigen algunas de esas imprecisiones, aunque se les resta valor, como apunta el mismo medio.

“No dimito”, insiste Marlaska

La polémica en torno al papel de la ‘Benemérita’ en la investigación del 8-M está detrás del cese de su máximo responsable en Madrid, el coronel Diego Pérez de los Cobos, por “pérdida de confianza” del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. Ese movimiento en el seno del instituto armado trajo de inmediato más ceses y dimisiones que han terminado por poner en el centro de la polémica al propio Marlaska en un jaleo que sigue sin aminorar y este miércoles el Congreso ha sido buena muestra de ello.

PP, Cs y Vox han pedido, como en el caso de Montero, su dimisión, incluso de manera más vehemente y repetitiva desde hace algo más de una semana. Sin embargo, el ministro ha descartado ese extremo porque defiende no haber cometido ninguna injerencia en el trabajo del cuerpo.