BLOGS
29/01/2021 08:37 CET | Actualizado 29/01/2021 08:37 CET

Las cinco de Antonio para febrero

Los estrenos se suceden a una velocidad de vértigo, entre otras cosas por el poco tiempo que están en cartelera

Los estrenos se suceden a una velocidad de vértigo, entre otras cosas por el poco tiempo que están en cartelera. A lo que se añade, la reducción de aforos por la pandemia. Para poder orientarse y programarse en esa vorágine y no quedarse sin entradas, a continuación, se proponen cinco obras para ver el próximo mes febrero, seleccionadas a partir de la información existente sobre ellas y los equipos artísticos involucrados, y ordenadas por fecha de estreno:

  • Paloma negra (tragicomedia del desierto) en los Teatros del Canal, el 2 de febrero. Esta es la última obra escrita y dirigida por Alberto Conejero, que le ha cogido el gusto a dirigir sus propios textos, cosa que sabe hacer y hace bien. Historia para la que ha contado con varios intérpretes de La geometría del trigo, su éxito anterior en una carrera de éxitos. Elenco compuesto por intérpretes muy queridos por crítica y público. Tampoco es moco de pavo el escenógrafo, Alessio Meloni, solo hay que ver su currículo. Todos ellos inspirados por La gaviota de Chejov para poner en escena esta tragicomedia musical con ranchera. Una reunión familiar que sucede en un desierto mexicano en los años setenta.
  • Viejo amigo Cicerón en el Teatro de la Latina, estreno el 4 de febrero. Incluida en esta propuesta porque ¿quién no quiere ver una obra que reúne a José María Pou, Mario Gas y Ernesto Caballero? Una obra que lleva girando desde hace un año y medio, cuando se estrenó en el Festival de Teatro Clásico de Mérida, y que ofrece un modelo de político integro, el romano Cicerón. Modelo que, si el teatro sirve para algo, debería conllevar un debate público sobre la integridad de los políticos actuales y en qué consiste o debería consistir esa integridad.
  • El bar que se tragó a todos los españoles en el Teatro Valle Inclán del Centro Dramático Nacional (CDN), el 12 de febrero. Esta obra se cuela en la selección por muchas razones. Es lo nuevo de Sanzol, que la escribe y la dirige. El reparto es de campanillas, importante ya que este autor escribe a partir del trabajo que se hace en los ensayos. A lo que se añade que la escenografía es de Alejandro Andújar. Y la historia promete, ya que trata de un españolito que en los años sesenta emigra a Estados Unidos y allí unos granjeros lo confunden con su hijo muerto. Motivo por el que le proponen dejarle la granja en herencia siempre que se quede a vivir con ellos.
  • El príncipe constante en el Teatro de la Comedia, estreno 17de febrero. Montaje de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC). Obra que reúne a Calderón, Xavier Alberti, el director, y a Lluis Homar que encabeza un reparto, de nuevo, largo y extenso. Historia de Fernando, príncipe de Portugal, cristiano convencido, caído en manos marroquíes, que se niega a ser intercambiado por Ceuta y todas las almas cristianas que allí habitaban. Una obra que fascinaba a Goethe, que pensaba que si toda la poesía del mundo despareciese podría ser reconstruida a partir de esta obra. La primera apuesta real de Lluis Homar como nuevo director de la CNTC, lo que aumenta la expectativa sobre este estreno.
  • ¡Nápoles millonaria! en el Teatro Español 24 de febrero. Aparece en esta selección porque es una comedia, que en estos tiempos hace falta. Obra de Eduardo de Filippo, un clásico dramaturgo italiano del siglo XX que hace comedias al uso, pero que los profesionales más trendy y vanguardistas europeos se pegan por montar. Y esto último es por algo. Ese algo son sus historias, bien construidas, y sus personajes. Historias populares, sí, que gustan a la inmensa mayoría. Como esta de una familia italiana intentando mantener el negocio y la vida en plena Segunda Guerra Mundial. De nuevo, nos encontramos un equipo artístico de campanillas, con el director Antonio Simón y el escenógrafo Paco Azorín a la cabeza, y con un elenco extenso que incluye unos cuantos actores y actrices ya conocidos de los que gustan tanto al público como a la crítica.