BLOGS
02/11/2019 10:24 CET | Actualizado 02/11/2019 10:24 CET

Las especies marinas disminuyen más rápido que las terrestres

¿Por qué hemos conocido este fenómeno ahora?

Tunatura via Getty Images

Todos sabemos que las focas viven en zonas frías y los corales en aguas tropicales, y esto ocurre porque las diferencias ambientales han propiciado que existan diferentes especies, desde los polos hasta el Ecuador. Los científicos que analizan la distribución geográfica de las especies no tienen descanso porque debido a que estamos en el Antropoceno, “la edad de los humanos”, todo está cambiando muy rápido y en todas partes. Sin embargo, los cambios no son iguales en todos los ámbitos, y ahora se ha comprobado que en el medio marino la disminución de especies es más acusada que en el medio terrestre, y también el dulciacuícola. En las zonas tropicales la tasa de cambio de las especies que habitan en los arrecifes coralinos es casi dos veces superior a lo que ocurre en los bosques. Pero, ¿por qué ahora hemos conocido este fenómeno?

Uno de los problemas en ciencia es la heterogeneidad de datos que existen, con zonas muy bien estudiadas y otras que son casi desconocidas para nosotros. Además, la recogida de datos en el medio marino es más complicada y costosa que en el medio terrestre e incluso que en lagos y/o ríos. A pesar de estos inconvenientes, varias decenas de científicos han conseguido reunir datos de varias zonas del planeta e incluirlos en un gran base de datos que han llamado BioTIME, en la que se exigen una serie de requisitos que debe cumplir la información para que sea incorporada a esta base global. Por ejemplo, es necesario que se hayan recolectado datos a lo largo de un mínimo de un año, entre otros. En total han conseguido reunir más de 50.000 series de datos repartidos por todo el mundo, y con toda esta información se puede hacer una cantidad inimaginable de análisis para llevar a cabo comparaciones, identificar tendencias, etc.

Se cree que las especies marinas son más sensibles al incremento de la temperatura del océano como consecuencia del cambio global en nuestro planeta.

Lo primero que han encontrado ha sido que las especies marinas sufren más cambios, es decir, se pierden especies y se desplazan a otras zonas más rápido que las terrestres y dulciacuícolas. Esto se cree que es debido a que son más sensibles al incremento de la temperatura del océano como consecuencia del cambio global en nuestro planeta. Las especies se desplazan a latitudes templadas y a este proceso se conoce como tropicalización, una de cuyas consecuencias más evidentes es la presencia de especies tropicales en aguas consideradas anteriormente frías para ellos. Por eso, no es de extrañar encontrarnos ahora con corales o peces de colores, típicos de los arrecifes de coral en latitudes donde antes era impensable.

Pónganse cómodos en sus butacas porque estos son los primeros resultados obtenidos con BioTIME. Con toda certeza vendrán estudios donde observaremos tendencias globales de las que no éramos conscientes antes porque únicamente trabajábamos a nivel de pequeñas regiones.

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs 

ESPECIAL PUBLICIDAD