NOTICIAS
03/04/2019 17:18 CEST | Actualizado 03/04/2019 17:19 CEST

"Lograr que millones de personas se conciencien del cambio climático no es solo un gesto"

Miguel Ángel Valladares, director de comunicación de WWF, ha valorado el impacto de la "Hora del Planeta" 2019

WWF

El pasado sábado el planeta se apagó. Por una hora, la luz de millares de monumentos y grandes edificios se fue a negro en un gesto simbólico en favor del planeta. Se trata de la “Hora del Planeta”, una iniciativa organizada por la ONG WWF desde el año 2000 para concienciar sobre el cambio climático. En su edición de 2019 ha logrado unas cifras de récord.

“Conseguimos que 188 países, más de 7.000 ciudades y de 18.000 monumentos y edificios icónicos del mundo se sumasen al apagón de una hora -de 20:30 a 21:30-”, ha explicado Miguel Ángel Valladares, director de comunicación de WWF.

La iniciativa comenzó apenas como una anécdota muy visual en Sídney (Australia) en el año 2000. Aquel fue el germen de lo que hoy se ha convertido en una cita de referencia universal. Aparte del apagón, se desarrollan movilizaciones populares, como ha sucedido en 2019. “Solo en Madrid se dieron cita más de 3.000 personas. Así por todo el mundo, porque no ha faltado ninguno de los países influyentes. Ni siquiera aquellos que podrían estar obstaculizando acuerdos medioambientales”.

"Esto no va de apagar la luz, pedimos acción todo el día y todo el año"

Impacto visual, social... “y mediático”, matiza el director de comunicación de WWF: “Conseguimos más de 2.000 millones de impresiones digitales del concepto “Hora del Planeta” en las diferentes lenguas entre enero y marzo y llegamos a ser trending topic en Twitter en 26 países”. 

Cabe preguntarse cuál sería la utilidad real de un gesto tan llamativo, pero Valladares no da pie a la pregunta. “Lograr que millones de personas tomen conciencia sobre el cambio climático no es solo un gesto. El primer año, en Sídney, sí fue un gesto. Ahora es mucho más. Es un movimiento ciudadano que llama a la acción y que tiene proyectos medioambientales concretos detrás. Esto no va de apagar la luz, pedimos acción todo el día y todo el año”.

2020, un año clave para el medioambiente

El futuro de la “Hora del Planeta” pasa ahora por una fecha clave, 2020. “En ese ejercicio entrará en vigor el Acuerdo de Paris; además, es un año de análisis para los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, un programa que debe culminarse en 2030. Nos centraremos en la pérdida de la biodiversidad y queremos marcar la ruta de la siguiente década con referencia a la Agenda 2030. Lo que sí nos parece difícil es superar el dato de impacto de 2019”.

 

Millones de ciudadanos concienciados con los riesgos del cambio climático. Pero, ¿qué puede hacer un ciudadano para combatirlo? “Más de lo que nos creemos”, responde el responsable de WWF. “El patrón de conducta de cada día es muy importante y si todos nos comprometemos, mejorará la situación. Para ello deberíamos centrarnos cada uno en tres ejes principales: transporte, electricidad y alimentación”.

Valladares entra en detalle sobre este programa de acción: “El transporte, usando medios poco o nada contaminantes (vehículos híbridos, transporte público, bicicletas...), la electricidad, por medio del empleo de luces de bajo consumo y más eficientes. Y la alimentación, consumiendo productos de proximidad, orgánicos, reduciendo progresivamente el consumo de carne... La alimentación mal gestionada es muy agresiva con el medioambiente y debe ser más sostenible”.

El futuro de la Tierra pasa por ser un reto de todos. Se ha visto en la “Hora del Planeta” 2019. Millones de ciudadanos consiguieron que el mundo se apagase por una hora para reflexionar. La acción sigue.

  • AP
    EL PALACIO BIYONG DE PEKIN, CHINA.
  • REUTERS
    AEROPUERTO DE YAKARTA, INDONESIA
  • REUTERS
    CENTRO FINANCIERO DE TOKIO, JAPÓN
  • AFP
    EL WAT ARUN DE BANGKOK, TAILANDIA
  • AFP
    ESTADIO NACIONAL DE CHINA, PEKÍN
  • REUTERS
    PALACIO PRESIDENCIAL DE GEORGIA
  • AP
    SEDE DEL GOBIERNO DE BEIRUT, LÍBANO
  • REUTERS
    GRAN PALACIO DE BANGKOK, TAILANDIA
  • REUTERS
    CENTRO DE JAKARTA, INDONESIA
  • REUTERS
    EL KREMLIN DE MOSCÚ, RUSIA
  • AFP
    EL KREMLIN DESDE EL RÍO, EN MOSCÚ, RUSIA
  • EFE
    MAGELANG, EN INDONESIA
  • REUTERS
    CASTILLO EN MIR, BIELORRUSIA
  • REUTERS
    CENTRO DE MUMBAI, INDIA
  • GETTY
    TORRES PETRONAS EN KUALA LUMPUR
  • REUTERS
    EL COMPLEJO PUDONG, EN SHANGAI
  • REUTERS
    SAN BASILIO, EN MOSCÚ, RUSIA
  • AFP
    CENTRO COMERCIAL DE SHANGAI
  • AFP
    CENTRO DE SHANGAI
  • EFE
    CENTRO DE SINGAPUR
  • AFP
    CENTRO DE SINGAPUR
  • REUTERS
    PALACIO DE LA ÓPERA DE SYDNEY, AUSTRALIA
  • REUTERS
    SYDNEY, AUSTRALIA
  • AFP
    TORRE 101 EN TAIPEI, TAIWAN
  • AP
    CENTRO DE TAIPEI, TAIWAN
  • AP
    CENTRO DE TAIPEI, TAIWAN
  • AFP
    LA NORIA DE YOKOHAMA, JAPÓN,

NUEVOS TIEMPOS