NOTICIAS
26/08/2019 07:36 CEST | Actualizado 26/08/2019 10:01 CEST

El dueño de La Mechá: "Si hay bacterias en un quirófano, cómo no va a haber en mi fábrica"

El Laboratorio de Sevilla encuentra un segundo foco de contagio, en un carro de horneado de la fábrica sevillana.

La empresa fabricante de la carne de la marca La Mechá, Magrudis SL, ha asegurado que días antes del envasado del producto contaban con un análisis de un laboratorio externo que dio como resultado “ausencia de listeria” y que “no se explica lo sucedido”

En un comunicado emitido diez días después de que se decretara la alerta sanitaria y difundido por Canal Sur, la empresa señala que los propietarios “no se explican lo sucedido, están en estado de shock y se están haciendo las investigaciones internas”

Magrudis, según la nota, “cumple con todas sus obligaciones sanitarias, cuenta con unas instalaciones perfectamente homologadas para la manipulación de alimentos e incluso está certificada con el ISO 9001 de gestión de calidad”. Añade que ha contratado a los servicios jurídicos de un despacho de abogados de Sevilla, “se ha dado parte al seguro de responsabilidad civil y se está retirando con toda urgencia el producto contaminado”.

“En todo momento los responsables de la empresa han colaborado con las distintas administraciones para evitar mayores perjuicios y aclarar lo sucedido”, ha agregado.

En el comunicado, Magrudis ha expresado el “deseo de la familia que gestiona la empresa de que los afectados se recuperen lo antes posible” y ha explicado que es “una empresa modesta gestionada por una familia que partiendo de cero han ido haciéndose hueco en el mercado y todo esto va a suponer la ruina del negocio”.

Así ha sido la comunicación formal, pero en una entrevista menos cuidada, en ABC, el gerente se ha referido a esta crisis en términos más llamativos. “Si encuentran bacterias en un quirófano, ¿cómo no va a haber en mi fábrica?”, ha dicho, rechazando mayores implicaciones. José Marín, gerente y dueño en realidad, porque la firma está a nombre de su hijo, un chico universitario sin experiencia de gestión, insiste en que en la fábrica se llevaban a cabo todas las medidas para prevenir episodios como este. 

No sé ni lo que habré gastado en lejía

“No sé ni lo que me habré gastado en lejía”, dice Marín, quien señala que lo siente mucho por los afectados y se lamenta de que “aunque no supondrá la ruina, nos va a costar mucho salir de esto”.

Marín admite que ha tenido “algunos fracasos empresariales”, pero asegura que es una persona “honrada y honesta” e insiste en que solo quieren que no haya más víctimas.

Segundo foco

Sus tardías palabras, tras tantos días de crisis, se conocen a la vez que se descubre que un carro de horneado de la empresa estaba también contaminado con la bacteria listeria, según los resultados preliminares enviados a la Junta de Andalucía por el Laboratorio Municipal de Sevilla.

Fuentes del Ayuntamiento sevillano han informado a Efe de que este el resultado de una de las decenas de muestras de las instalaciones de Magrudis que está analizando el laboratorio municipal. Este es el segundo de los lugares de la fábrica sevillana en los que se ha detectado contaminación por listeria, ya que un informe encargado por la empresa confirmó que uno de los focos de la contaminación se encontraba en dos mechadoras.

Estos resultados preliminares tendrán que ser confirmados por los inspectores de la Junta de Andalucía, que estudian otros elementos de la fábrica donde se pudo originar la infección de la carne que ha afectado a más de 200 personas. 

La Junta de Andalucía ordenó el 21 de agosto la paralización de la actividad y la retirada de todos los productos elaborados por la empresa sevillana Magrudis, cuya carne mechada de la marca La Mechá se ha identificado como el origen del brote de listeriosis.

La enfermedad ha afectado a más de 200 personas y ha causado la muerte de una mujer de 90 años, al tiempo que se investiga si el fallecimiento de un hombre que dio positivo y tenía un cáncer terminal fue debida también a la listeria. 

Reunión nacional

La ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, y los consejeros de Salud de las comunidades autónomas se reúnen esta tarde para intercambiar información sobre el brote de listeriosis y, en concreto, sobre cómo afecta a cada uno de los territorios y las medidas que están adoptando.

El que tendrá más información sobre la mesa será el consejero andaluz, Jesús Aguirre, ya que su comunidad es la afectada fundamental del brote que ha costado la vida al menos a una persona y se investiga una segunda muerte, la de un enfermo terminal con presencia de la bacteria.

Aguirre comunicará a la ministra y las comunidades los últimos datos que tendrá sobre este brote que se originó en la fábrica de la empresa Magrudis, ubicada en Sevilla.

Aunque no ha sido solo ese alimento, tal y como han constatado los análisis preliminares a los productos de la fábrica: también estaban contaminados el lomo al jerez y el lomo a la pimienta, y la carne que esta empresa distribuyó a otra, Comercial Martínez León, que luego comercializó como marca blanca.