La turbulenta vida sentimental de Maradona

Ocho hijos de varias mujeres diferentes, infidelidades y demandas de paternidad.
Diego Armando Maradona con la que fue su mujer, Claudia Villafañe.
Diego Armando Maradona con la que fue su mujer, Claudia Villafañe.

La muerte de Diego Armando Maradona a los 60 años ha dejado en shock a todo el planeta. En realidad, el futbolista argentino nunca ha dejado de asombrar al mundo ya sea por su talento con el balón, por sus adicciones o por su turbulenta vida sentimental.

Trazar el árbol genealógico del Clan Maradona es más complicado que sacar una sonrisa ahora mismo a un amante del fútbol. Su última novia conocida, la joven exfutbolista Rocío Oliva, sigue hablando de su relación con el astro día sí y día también y el último capítulo del culebrón familiar se vivió hace apenas unos días, tras su hospitalización. Dos de sus hijas se mostraron preocupadas por los “chupasangres” ante un hipotético fallecimiento del futbolista y posterior reparto de la herencia. Por eso el capítulo que se abre ahora se antoja de todo menos tranquilo para su extensa familia.

Claudia Villafañe, su novia de toda la vida

El Diego y la Claudia, como era conocida popularmente la pareja, comenzaron a salir cuando ambos tenían 17 años y todavía vivían en la pequeña ciudad de Villa Fiorito. Villafañe lo acompañó en sus mejores momentos en el Nápoles, el Barcelona o cuando ganó el Mundial con la Selección Argentina en 1986, pero también en los peores, con sus problemas con las drogas.

La pareja se casó en 1989 en Buenos Aires siendo ya padres de sus dos hijas en común, Dalma (1987) y Giannina (1989), las favoritas del futbolista y durante años las únicas reconocidas. El banquete de la boda se celebró en el enorme estadio Luna Park y la lista de invitados estaba repleta de grandes nombres entre los que se encontraban Alfredo Di Stefano o Fidel Castro.

Después de una turbulenta vida en común y de numerosas infidelidades Villafañe abandonó el hogar familiar en 1998 y presentó una demanda de divorcio en la que se exigía la custodia de sus hijas adolescentes. La pareja no estuvo oficialmente divorciada hasta 2003.

Ocho hijos reconocidos

A pesar de que se conoce a Villafañe como la mujer de su vida, lo cierto es que hubo otras muchas mujeres en la vida del astro. Fruto de esas relaciones el futbolista tiene ocho hijos reconocidos y otros dos posibles descendientes. Su primogénito, Diego Sinagra (1986), es fruto de una aventura con Cristina Sinagra, a la que conoció cuando jugaba en el Nápoles.

Diego Jr. nació en la ciudad italiana y, a pesar de que fue sometido a pruebas de ADN, Maradona negó su paternidad hasta 2016, cuando lo reconoció después de 30 años.

Después de Diego Jr. nacieron las ya mencionadas Dalma (1987) y Giannina (1989). Esta última mantuvo una relación de cuatro años (2008-2012) con el también futbolista Kun Agüero, con el que tuvo un bebé, Benjamín.

En 1996 nació Jana, fruto de una breve relación con Valeria Sabalain, a la que tampoco reconoció hasta que la que joven cumplió 18 años a pesar de que la justicia lo había confirmado. Desde la mayoría de edad de su hija, que es modelo de lencería, comenzaron a tener una estrecha relación.

El último de sus hijos conocidos por el público es Dieguito Fernando, que nació en febrero de 2013. La madre del pequeño es Verónica Ojeda, con la que empezó a salir en 2005 y a la que abandonó, según medios argentinos, cuando se enteró de que estaba embarazada.

Además de estos cinco vástagos, el abogado de Maradona, Matías Morla, confirmó que el futbolista tiene tres hijos más en Cuba: Joana, Lu y Javielito. Se desconocen sus edades y quién es la madre o madres, pero se cree que fueron concebidos entre los años 2000 y 2003, cuando el argentino iba a rehabilitación a Varadero. Cuando la noticia saltó a los medios su hija Giannina no tardó en reaccionar en Twitter: “Faltarían tres para el equipo de once... ¡Tú puedes hacerlo!”. Si se confirma la paternidad de Santiago Lara y de otro vástago en Cuba, ya solo faltaría uno.

Rocío Oliva, su última pareja conocida

Maradona conoció a Rocío Oliva en 2010 y comenzó a salir con ella de forma intermitente mientras todavía tenía una relación con Verónica Ojeda. La exfutbolista, 30 años menor que él, ha declarado que lo suyo fue un flechazo y que su primera conversación duró horas.

La pareja se separó en 2018 y ella aún acostumbra a hablar del astro en televisión. Desde entonces no se ha tenido constancia de otras relaciones serias de Maradona.

Oliva es la protagonista de uno de los capítulos más escabrosos de la vida del futbolista. En octubre de 2014 salió a la luz un vídeo en el que Maradona golpeaba y gritaba a su novia en una habitación de hotel en Dubai. Meses antes se habían publicado fotografías de Oliva llena de moratones supuestamente propinados por el futbolista. Ella negó cualquier tipo de violencia en un programa de televisión en junio de este mismo año.

La evolución de Maradona