Las marcas de moda apuestan por las mascarillas como nueva vía de negocio

El coronavirus ha hecho que firmas de lujo y de pequeño comercio vendan mascarillas como churros.
Una mujer con mascarilla de Marine Serre durante la semana de la moda de París, el pasado 25 de febrero.
Una mujer con mascarilla de Marine Serre durante la semana de la moda de París, el pasado 25 de febrero.

El accesorio de moda del 2020 no es ni un bolso de piel vegana ni unas extravagantes deportivas con plataforma. Es la mascarilla. Con la producción paralizada por el impacto del coronavirus y las tiendas de ropa cerradas en medio mundo, las marcas de moda han visto en las mascarillas una vía para abrir negocio.

Desde el mercado del lujo hasta pequeñas firmas han reconvertido su producción. Incluso Disney ha lanzado una colección para los más pequeños, con dibujos de sus películas más emblemáticas.

Las marcas hacen caja y el interés de los consumidores es claro. La plataforma de búsqueda de moda Lyst publicó este miércoles un informe en el que aseguraba que las búsquedas de mascarillas de diseño había aumentado en un 496%. La más cotizada es un modelo de Off-White con el logo de la marca, que además de estar agotada, ha sido nombrada como el producto más deseado del primer trimestre del año.

La mascarilla con el logo de Off-White.
La mascarilla con el logo de Off-White.

El éxito del diseño ha sido tal, que durante el pasado fin de semana se habían vendido algunas unidades por 1.000 euros cuando la mascarilla cuesta 95. El portal de venta de lujo Farfetch, que permite la venta a terceros, tuvo que enviar un comunicado asegurando que había tomado medidas para evitar que se vendieran productos a precios “abusivos”.

Marine Serre y otras marcas de lujo

La diseñadora francesa Marine Serre lleva varias colecciones fabricando mascarillas, pero ha sido en los últimos dos meses cuando se han convertido en un objeto de deseo. En su último desfile en París, cuando la pandemia daba sus primeros pasos en Europa, ya subió algunas a la pasarela. Ahora se venden por 260 euros en su web. Se diseñaron originalmente para protegerse de la contaminación y tienen un filtro de aire.

Los diseños de otras firmas como Fendi, que tenía en su colección un modelo con su logo por casi 200 euros, o Gucci también han volado del stock de sus webs y de los grandes portales de venta de lujo online.

Cherubina, de tocados a mascarillas

El coronavirus ha obligado a algunas marcas a reiventarse. La española Cherubina, especializada en tocados y diademas para ocasiones especiales, es uno de esos casos. La firma lanzó el pasado miércoles una colección de mascarillas higiénicas, reutilizables y lavables a 60 grados.

Desde la marca explican que cada modelo tiene un filtro de TNT entre las diferentes capas de la mascarilla. Cherubina vende desde su página web tanto productos individuales como packs de varias unidades y modelos para los más pequeños. Por cada mascarilla comprada se donará otra para personal sanitario.

El debate sobre su seguridad

No hay consenso sobre las mascarillas de tela. En España todavía no están homologadas, y organismos como la OMS han informado de que tejidos como el algodón pueden ser “un potencial foco de infección”.

En el otro lado está el CDC, que recomienda su uso si no hay otra alternativa, e incluso ha publicado un tutorial en su web en el que explican cómo fabricar mascarillas con un trozo de camiseta, con una bandana e incluso con filtros de café.

Algunos expertos no lo ven como la mejor opción para protegerse frente al virus, pero apuntan que es mejor que no llevar nada. Lo que está claro es que nunca debería utilizarlas el personal sanitario.

Mascarillas: cuáles protegen y cómo lo hacen