POLÍTICA
02/12/2019 20:58 CET

Medimos la temperatura del primer día en la COP25

Desde el mensaje más incendiario hasta la intervención más gélida.

No eran ni las 8 de la mañana e Ifema ya abría sus puertas a las 25.000 personas que acudían este lunes a la inauguración de la Cumbre del Clima en Madrid, bajo la presidencia de Chile. A pesar de que la organización del evento se ha desarrollado en tiempo récord, la logística no ha dejado mucho que desear. Ni largas colas para acceder a las dos zonas habilitadas ni para recoger siquiera las acreditaciones correspondientes que permiten entrar en los distintos pabellones del recinto.

Es más, el recibimiento una vez dentro iba de la mano de un chocolate con churros, botellas de vidrio reutilizables y una tarjeta de transporte público gratuita para los quince días que durará la Cumbre.

El desarrollo de las actividades (paneles, debates y conferencias) que se darán cita estas dos semanas se ubica en dos grandes espacios. Una zona azul, de carácter más institucional donde -a la espera de los líderes mundiales que participaban en las ponencias de este lunes- se encontraban principalmente medios de comunicación, observadores de la ONU y demás miembros de distintas instituciones. Mientras que la zona verde, liderada por la sociedad civil, acogía  a jóvenes, asociaciones e incluso a los hermanos Roca, protagonistas indiscutibles de la tarde con la presentación del menú sostenible que habían preparado para la jornada y del que han podido disfrutar jefes de Estado y de Gobierno este mediodía.

No es tarea fácil preparar todo en un mes para recibir a los 196 países que se encuentran hoy en la capital y, aunque algunos preveían un gran caos, lo cierto es que la sensación que ha dejado el primer día ha sido lo opuesto. Cientos de voluntarios y trabajadores se han ocupado de que todo fluyera ordenadamente. Ni siquiera los taxistas, a pesar de la huelga convocada por la EMT, se mostraban preocupados: “No esperamos demasiado ajetreo, Ifema está preparada para este tipo de eventos, no es la primera vez que se celebra algo de estas dimensiones”, comentaba uno de ellos.

Ahora bien, la buena organización no ha impedido que el encuentro haya dejado momentos y declaraciones de todo tipo. Desde mensajes incendiarios lanzados por Iván Espinosa de los Monteros (Vox) hasta las duras palabras del presidente del IPCC, que han dejado a los asistentes helados.

El HuffPost ha sacado el termómetro para evaluar cómo han sido las intervenciones de los grandes grupos que han acudido a la COP: incendiarias, frías y templadas, hay para todos los gustos.

Los jóvenes: rotundos y muy quemados
Temperatura: candente (45ºC)

“Somos el 25% de la población y el 100% del futuro y nos movilizamos para decir que no queremos ni un grado más ni una especie menos”. Así de rotundos se han mostrado algunos jóvenes participantes en las actividades que han tenido lugar este lunes en los distintos pabellones de Ifema. Sin duda, se han convertido en los grandes protagonistas del movimiento contra la crisis climática en todo el mundo y, por ello, este año tienen más voz que nunca en la Conferencia de partes. 

“Dejadnos disfrutar del planeta como lo habéis hecho vosotros”, decía una de las ponentes. “Es una crisis climática de todas las generaciones”, añadía Álvaro Alfaro, un joven chileno que integraba el debate intergeneracional, al tiempo que ha reclamado la presencia de este colectivo en el proceso de toma de decisiones. 

Todos los líderes han apuntado hacia el papel crucial de los más precoces y sin duda la semana estará marcada por la llegada de la activista Greta Thunberg.

 

El momento más incendiario: un negacionista en la Cumbre del Clima
Temperatura: febril (38ºC)

Uno de los momentos más desconcertantes de la jornada ha sido la aparición del portavoz de Vox en el Congreso Iván Espinosa de los Monteros. No sólo porque se ha sentado junto a uno de sus grandes adversarios políticos, el dirigente de Unidas Podemos Pablo Iglesias, sino por haber acudido siendo su partido un claro negacionista climático. Espinosa de los Monteros no pretendía desmacarse de esta postura, sino todo lo contrario. Haciendo gala de ella ha declarado allí mismo ante todos los presentes que existe un “alarmismo exagerado e infundado” respecto a la emergencia climática.  

El político ha manifestado que le preocupa que esto afecte negativamente al empleo en sectores como el turismo, la industria del automóvil o la agricultura en España y ha asegurado que el único motivo por el que Vox participa en este evento es para “vigilar de cerca a la extrema izquierda”. Así que se puede deducir que los ultraderechistas van a pasar los próximos once días más o menos de esta guisa: 

Según Espinosa de los Monteros, el cambio climático que existe probablemente venga “por causas distintas al hombre” y hay que tener “mucho cuidado por cómo se afronta”. Se trata del único partido en el Congreso que no cuenta en su programa con un bloque concreto de medidas verdes (pese a estar ellos bien verdes en el tema).

Cocineros y cantantes: un tono templado y llevado a su terreno 
Temperatura: ambiente (21ºC) 

No sólo han sido políticos y jóvenes los que han querido aportar su grano de arena en este primer día de cumbre. Los hermanos Roca han sido los encargados de servir un menú sostenible y equilibrado para concienciar de que la dieta es un punto clave a tener en cuenta en la lucha contra el impacto de la crisis climática.

Los hermanos Roca han explicado entre aplausos que se trata de su primer almuerzo “totalmente sostenible” con el que querían explicar a los jefes de Estado “una mirada distinta” y servir un menú “reflexivo”. 

 

Los políticos: un jarro de agua fría
 Temperatura: la esperada (0ºC)

Compromisos, buenas palabras, expectativas y promesas de colaboración. Las manifestaciones en referencia a la crisis climática a la que nos enfrentamos por parte de los políticos han sido ni más ni menos que las esperadas. La ministra de Medio Ambiente chilena, Carolina Schmidt, ha abierto la ceremonia y ha agradecido la acogida de la cumbre al Gobierno español. “Que sea esta inspiración la que inspire nuestras negociaciones durante estas dos semanas”, ha reclamado. 

Por su parte, Pedro Sánchez ha criticado el negacionismo y ha manifestado que espera un cambio “de las palabras a los hechos”. 

Hoesung Lee, presidente del Panel de Expertos sobre Cambio Climático: el discurso más helador
 Temperatura: gélida (-15ºC)

“No hacemos lo suficiente; ni nos acercamos”. El presidente del IPCC, Hoesung Lee, ha sido sin duda el más rotundo. Lee ha reclamado colaboración efectiva y eficaz entre políticos y expertos: ”¡Dígannos qué necesitan de nosotros, los científicos!”, ha exclamado. 

Evitar una desconexión entre gobernantes y expertos es, según ha afirmado, el objetivo a evitar. El presidente del IPCC ha recordado las “terribles” consecuencias que tiene la emergencia climática sobre la supervivencia de la Humanidad y ha advertido que “estamos haciendo justo lo contrario” para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. “Si no actuamos ya, la paz de la Tierra se verá en entredicho”, ha concluido.