NOTICIAS
22/08/2021 17:28 CEST | Actualizado 23/08/2021 10:06 CEST

Interrumpen un monólogo de humor en valenciano al grito de "¡en castellano, que estamos en España!"

Fueron varias las personas que interrumpieron el evento y que terminaron marchándose.

RIURES EN VALENCIÀEuropa Press
Cartel de la actuación de los tres humoristas.

Los humoristas Maria Zamora, Saray Cerro y Diego Varea han denunciado la situación ocurrida durante el transcurso de una actuación de monólogos en valenciano que el pasado viernes realizaron en Moncofa (Castellón), cuando varias personas comenzaron a exigirles que hablasen en castellano al grito de “porque estamos en España”.

El espectáculo formaba parte de la programación para celebrar las fiestas de Sant Roc de la localidad de la Plana Baixa y se había anunciado bajo la denominación ‘Riures en valencià’. La actuación estaba prevista para las 22.45 horas en la Plaza Na Violant d’Hongria y contó con la presencia de unas 300 personas.

Los hechos ocurrieron al poco del inicio del espectáculo, cuando un hombre se levantó de su silla haciendo aspavientos con los brazos. En ese momento, la artista que se encargaba de abrir el espectáculo, Maria Zamora, preguntó al hombre qué ocurría y el individuo manifestó que “no entendía aquello que se estaba diciendo”, según ha denunciado el colectivo ‘Riures en valencià’ en un comunicado.

Seguidamente, el hombre pidió que las intervenciones de los humoristas fueran en castellano “porque estamos en España”, unas palabras que “fueron bienvenidas por parte del público”.

La humorista explicó entonces que el espectáculo contratado pertenecía a ‘Riures en valencià’, compañía que trabaja desde hace dos años con artistas que usan el valenciano en sus actuaciones, y que así había sido anunciado por el Ayuntamiento de Moncofa.

Tras esta aclaración, el hombre decidió abandonar el recinto en compañía otras personas, mientras que la mayoría de los asistentes permanecieron en sus asientos y aplaudieron la intervención de la monologuista, según apuntan desde el colectivo.

La actuación se pudo retomar “con normalidad” hasta que, minutos después, desde algunos de los edificios que rodean la plaza diversas personas comenzaron a silbar durante las intervenciones de los artistas.