Qué es la mielitis transversa, la enfermedad que ha obligado a parar los ensayos de la vacuna de Oxford

Se trata de un trastorno neurológico que puede presentarse con síntomas como dolor, parálisis o debilidad muscular.

La tercera fase de los ensayos de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca y Oxford se han parado en seco este martes después de que uno de los voluntarios desarrollase “una enfermedad potencialmente inexplicable”, según confirmó un portavoz del estudio a Stat News y otros medios.

The New York Times ha desvelado este miércoles que la enfermedad es mielitis transversa y el paciente que la ha desarrollado es un voluntario afincado en Reino Unido. Según este medio, no está claro si la habría desarrollado como consecuencia directa de los efectos de la vacuna o por otro motivo, pero lo prudente ha sido paralizar los ensayos y hacer una revisión completa del estudio.

¿Qué es la mielitis transversa?

Se trata de un trastorno neurológico que se caracteriza porque los pacientes sufren una inflamación en alguna sección de la médula espinal, según explica la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Lo más frecuente en los adultos es que la inflamación se localice en la zona dorsal media, mientras que en niños lo más habitual es que se presente en la columna cervical.

¿Qué efectos tiene esta inflamación?

Esta inflamación se presenta en ambos lados de la zona de la médula espinal afectada y repercute en la información que los nervios de ésta envían al resto del cuerpo.

¿Cómo se manifiesta y de qué dependen los síntomas?

Los pacientes pueden desarrollar una amplia variedad de síntomas. Suelen presentarse dentro de unas cuantas horas o días. O, se pueden desarrollar durante uno o cuatro semanas. Pueden convertirse en graves rápidamente.

Esos síntomas pueden ser dolor, parálisis o debilidad muscular; problemas sensoriales como hormigueos, ardor o entumecimiento; y disfunciones en el aparato digestivo y/o urinario.

El tipo de síntomas depende de la zona de la médula espinal que se haya visto afectada, así como del grado de afectación.

¿Cuánta gente sufre esta enfermedad en España?

Poca. La incidencia de la mielitis transversa es relativamente baja, ya que cada año se detectan entre 1 y 8 casos por cada millón de personas. Eso significa que en España se producen entre 50 y 350 casos anuales.

¿Qué edad suelen tener los pacientes de esta enfermedad?

Es un trastorno que puede aparecer a cualquier edad, aunque suele darse con mayor frecuencia en personas de entre 10 y 19 años, y entre los 30 y 39 años.

¿Por qué se produce?

Las razones por las que se produce este trastorno son muy diversas. Puede deberse a algún tipo de infección viral, bacteriana o fúngica que afecte a la médula espinal. En ocasiones no es la infección la que provoca el daño, sino la respuesta del sistema inmune y en este caso sería una mielitis parainfecciosa.

También puede provocarlas distintas enfermedades que afectan al sistema inmunitario como lupus o el síndrome de Sjögren o enfermedades que produzcan trastornos de la mielina como la esclerosis múltiple o la neuromielitis óptica. Además de trastornos de los vasos sanguíneos que afectan a la columna vertebral.

¿Suele presentarse como reacción adversa a una vacuna?

Es muy raro. En los últimos años se han descrito casos, que de forma muy ocasional, han asociado temporalmente la vacunación y la aparición de una mielitis transversa, pero esta asociación temporal no demuestra causalidad. Son muy pocos los casos descritos en todo el mundo y asociados a vacunas muy diferentes.

¿Qué suerte corren los pacientes a medio y largo plazo?

Aproximadamente un tercio de los pacientes recobran la función neurológica completa o casi completamente; otro tercio desarrolla una discapacidad moderada y; en el otro tercio, la mielitis transversa produce graves secuelas, entre las que se incluyen alteraciones en la marcha, problemas urinarios y/o intestinales o espasticidad.

El pronóstico depende básicamente del tipo de secuelas que deje la inflamación una vez tratada.

¿Cómo se trata?

No hay uno exclusivo, depende en gran medida de la causa que haya provocado la mielitis transversa. Lo importante, señala la SEN, es “comenzar desde los primeros días un tratamiento rehabilitador integral y multidisciplinar”. Esto es físico, psicológico y social.

En todo caso el tratamiento ayuda a tratar una infección que ocasionó la afección, disminuir la inflamación de la médula espinal o aliviar o reducir los síntomas.