Life

Recuperan la vista de personas ciegas... sin usar el ojo

Una cámara vídeo acoplada a unas gafas envía imágenes a electrodos implantados en la corteza visual directamente.
Lente de una cámara de vídeo. 
Lente de una cámara de vídeo. 

Desde hace muchos años la ciencia intenta devolver la vista a los invidentes. Hasta ahora, la mayoría de las estrategias consistía en generar un ojo biónico capaz de reemplazar al ojo defectuoso, además de las conexiones nerviosas que enviaban las imágenes al cerebro para procesarlas. Estos ensayos no habían sido muy exitosos hasta la fecha.

Sin embargo, una nueva estrategia para recuperar la vista está generando nuevas esperanzas.

Implantar imágenes de vídeo directamente en el cerebro

Una nueva técnica ha sido desarrollada por investigadores del Baylor Medical College en Texas y la Universidad de California en Los Angeles, ambos en Estados Unidos.

La estrategia consistía en obviar el ojo defectuoso y el nervio óptico que conecta el ojo con la zona del cerebro que procesa la información visual (la corteza visual), ubicada como se indica en la figura en color rojo:

Los investigadores estimularon esta zona cerebral mediante una cámara vídeo acoplada a unas gafas que enviaba imágenes a electrodos implantados en la corteza visual directamente. Esas imágenes no habían sido creadas por el ojo sino directamente a partir de la cámara implantada.

Esta estimulación se ensayó en seis voluntarios invidentes desde hacía muchos años. Incluso en personas con pérdida total de la visión. De manera asombrosa, estas personas recuperaron cierta visión parcial.

“Una cámara vídeo acoplada a unas gafas enviaba imágenes a electrodos implantados en la corteza visual directamente.”

Uno de las pruebas consistió en ubicar en una pantalla con fondo negro un cuadro blanco que se movía aleatoriamente. Con esta estimulación directa de la corteza visual, la mayoría de las veces los voluntarios invidentes conseguían ubicar el cuadrado blanco correctamente.

Mi forma de pasear ha cambiado

Uno de los participantes del estudio, Paul Philip, es ciego total desde hace más de 10 años. Comenta que cuando se pone esas gafas estimuladoras y sale a pasear con su mujer, es capaz de distinguir la acera del resto de la calle o incluso ubicar el sofá en el salón de su casa. Philip comentaba que “es realmente increíble poder ver alguna imagen, aunque solo sean puntos de luz”.

Lamentablemente, es bastante improbable que esta técnica llegue a funcionar con personas que son ciegas de nacimiento. No obstante, esta técnica abre una nueva puerta de esperanza para poder recuperar imágenes visuales y que sean recibidas por quienes ahora no pueden hacerlo.

Para saber más, visita mi blog: www.raquelmarin.net

Dale vida a tu cerebro. ¡En tercera edición!