Ribera pide "un consumo prudente" de energía durante la segunda ola de calor

También ha enviado un mensaje de cautela ante los riesgos de las altas temperaturas para la salud y para los incendios.

Inicia la segunda ola de calor de la temporada con una duración de más de cinco días y desde el Gobierno se ha querido dar un mensaje de prudencia hacia los ciudadanos por los riesgos para la salud y de incendios, pero también sobre el consumo de energía de los próximos días.

La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha enviado un mensaje de “prudencia” porque en estos períodos de temperaturas extremas el consumo de energía se incrementa notablemente a la vez que se reduce la generación renovable.

“La situación nos obliga a todos a ser cautos respecto a nuestra propia salud, extremar la cautela contra los riesgos de incendio y respecto al consumo prudente de energía”, ha expresado Ribera en rueda de prensa.

En concreto, la ministra ha detallado que en los próximos días se espera que la generación eólica o la fotovoltaica se disminuya y esto coexistirá con el incremento muy notable de la demanda eléctrica.

Junto a esta advertencia, la ministra ha urgido a “extremar la cautela frente a los riesgos de incendios forestales”, en momentos de condiciones meteorológicas como las que tenemos estos días, por lo que ha incidido en hacer caso a las advertencias de Protección Civil y Emergencias.

Planes de cara al invierno

Ribera también ha considerado “recomendable” ir recortando la dependencia del gas ruso, a pesar de que ello “no está incluido en los paquetes de sanciones adoptados por la Unión Europea” contra el país tras su invasión a Ucrania, añadió.

Así, ha pedido a las compañías buscar “reducir al máximo el origen del gas ruso y “diversificar” los contratos que pudieran tener de suministro con este país.

No obstante, la ministra estimó que las compras de gas natural desde España a Rusia, que se dispararon el pasado mes de junio hasta los 8.752 gigavatios hora (GWh), representando el 24,4% del total del gas importado por el país y siendo así el segundo proveedor nacional de esta materia prima, tan solo por detrás de Estados Unidos y por delante de Argelia, están en cifras “normales”.

Por otra parte, la ministra subrayó que el Gobierno está trabajando en “armar” una plan con la participación de todos los posibles agentes -energéticas, consumidores industriales y domésticos y administraciones- de cara a cómo abordar el próximo invierno, ante la tensión por las existencias de gas natural, tal y como ya han planteado otros países como Alemania.