Rufián echa en cara a Puigdemont sus relaciones con Rusia y provoca el enfado de sus socios de Junts

"Y me estoy conteniendo, porque es de una frivolidad terrible", ha señalado el portavoz de ERC en el Congreso.
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, en una rueda de prensa.
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, en una rueda de prensa.
EUROPA PRESS / MARTA FERNÁNDEZ

Las duras críticas del portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, a los contactos del entorno del expresident Carles Puigdemont con Rusia han desatado este martes una crisis con JxCat, que exige una “rectificación urgente”.

El diario The New York Times publicó el pasado mes de septiembre un reportaje que señalaba que el jefe de la oficina del expresident Puigdemont, Josep Lluís Alay, exploró el apoyo de Rusia al “procés” y se reunió en Moscú con funcionarios rusos, exagentes de inteligencia y el nieto de un espía de la KGB. En los últimos días han aparecido informaciones de El Confidencial y El Periódico que insisten en detallar los viajes de Alay a Moscú para entrevistarse con personas cercanas al Kremlin.

La polémica entre socios del Govern se ha desencadenado a raíz de una pregunta en una rueda de prensa de Rufián en el Congreso, sobre las informaciones que apuntan a supuestas gestiones del entorno de Puigdemont en busca de apoyos rusos al proceso independentista.

A diferencia de otras ocasiones, esta vez Rufián no ha esquivado el choque: “Saben que yo intento no hablar casi nunca o nunca de Junts, o de ese espacio de la antigua Convergència, pero con la que está cayendo lo voy a hacer”, ha dicho, antes de lanzar su diatriba. “Creo que son señoritos que se paseaban por Europa reuniéndose con la gente equivocada, porque así durante un rato se creían que eran James Bond. No nos representan. Y me estoy conteniendo, porque es de una frivolidad terrible”, ha denunciado.

Rufián ha recordado, además, que el exconseller de Asuntos Exteriores en 2017, Raül Romeva, “nunca” quiso mantener ese tipo de contactos: “Nunca ha representado nuestra línea de política internacional reunirnos con sátrapas”, ha insistido.

La primera reacción airada la ha firmado el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, desde Twitter: ”¿Es posible ser más ignorante? En todo caso es imposible ser más miserable. Y es indiscutible que quien habla así se convierte de hecho en portavoz oficial de las cloacas del Estado y la burbuja de la derecha mediática. Así, no”.

Aún más allá ha ido la portavoz de JxCat en el Congreso, Míriam Nogueras, que a la vez que ha acusado a Rufián de “hacer de altavoz de las cloacas” ha recordado que este martes hay huelga en el sector educativo de Cataluña y ha pedido la “dimisión” del conseller Josep Gonzàlez-Cambray, de ERC, en un tuit que posteriormente ha borrado.

Poco después, el líder de JxCat en el Parlament, Albert Batet, ha exigido a ERC una “rectificación urgente” de las palabras de Rufián, que debe ser “desautorizado”. Según Batet, sus declaraciones son “inaceptables en fondo y forma” y pueden ser leídas como una “una cortina de humo” para intentar tapar la huelga en la comunidad educativa catalana.

JxCat pedirá la comparecencia de Puigdemont, Alay y su abogado, Gonzalo Boye, en la comisión de asuntos institucionales del Parlament para que den “las explicaciones oportunas” y “desmientan” las informaciones sobre Rusia “con toda rotundidad”.

Quien no ha querido entrar en polémicas ha sido la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, que ha rehusado comentar los viajes organizados por las oficinas de los expresidentes de la Generalitat, que “son autónomas de la acción de gobierno”.

Por su parte, la portavoz parlamentaria de PSC-Units, Alícia Romero, ha defendido que se aplique el artículo 25.4 del reglamento del Parlament y se suspenda a la presidenta de la cámara catalana, Laura Borràs, si el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña le abre un juicio oral por corrupción.

En Comú Podem ha pedido a los grupos independentistas que “reflexionen” sobre la situación en la que se encuentra Borràs, mientras que Ciudadanos y el PPC han pedido su dimisión, después de que el TSJC la haya dejado a un paso de juicio por “abusar” de su cargo al adjudicar presuntamente contratos a dedo a un amigo cuando dirigía la Institució de les Lletres Catalanes.

Gabriel Rufián: 14 llamativas camisetas y dos ‘look’ extra