Todo lo que tu casa puede hacer por tu salud

El futuro de la vivienda, a debate en las jornadas Regen.
Oscar Wong via Getty Images

Si algo ha puesto de manifiesto la pandemia es que las casas en las que vivimos no sólo son un espacio para dormir. Al pasar más tiempo dentro de nuestros hogares, vivir en un entorno agradable y cómodo se ha convertido en una prioridad, aunque no todos se lo puedan permitir.

Sobre este tema se habló largo y tendido en uno de los diálogos de las jornadas Regen, que se celebran de forma semipresencial en el coworking TRIPLE Ferraz de Madrid, un edificio sano construido bajo criterios de eficiencia energética, hasta el 22 de mayo.

En la charla ¿Debemos entender la sostenibilidad desde una perspectiva de complejidad?, varios expertos debatieron sobre el modelo de vivienda del futuro y cómo la eficiencia energética no solo es positiva para el planeta, sino también para el día a día de las personas.

Penélope Retamal, responsable de GEOH y experta en construcción sostenible explicó durante la conversación que el sector residencial es responsable del 18% del consumo energético de España y relató las ventajas de las casas pasivas. Este tipo de edificios utilizan los recursos de la arquitectura bioclimática, lo que consigue que sea más eficiente en lo que se refiere a energía.

Una casa de este tipo consume un 80% menos que una vivienda tradicional. En todas ellas se disponen los recursos para que la ventilación es natural, evitando situaciones como tener que llevar chaqueta en agosto porque el aire acondicionado está al máximo o manga corta en enero por la excesiva calefacción. Además, se utilizan materiales como el corcho como aislantes.

“El tipo de espacio en el que vivimos determina nuestro espacio de salud”

- Bieito Silva

Bieito Silva, de WELLy el Instituto Tecnológico de Galicia, recuerda cómo la pandemia ha puesto de relevancia el impacto que puede tener sobre nosotros el edificio en el que vivimos, tanto positivo como negativo. “El tipo de espacio en el que vivimos determina nuestro espacio de salud”, defendió el experto. Silva también expuso cómo la calidad del aire dentro de las casas suele ser peor que la de fuera, y que es un problema que quizás mejore tras la crisis sanitaria, que ha impuesto la necesidad de mejorar la ventilación.

En el interior el aire se vuelve de peor calidad por todo tipo de procesos dentro de la vivienda como la combustión de las chimeneas, explicó Silva, pero también por algunos productos que utilizamos como los de limpieza.

Para el experto no es el único punto que debemos tener en cuenta para mejorar nuestra calidad de vida. Uno de ellos es el comfort técnico y el otro, y fundamental, la iluminación. “Es clave porque sirve para regular los ritmos del cuerpo”, destacó Silva, que insistió en que una mala iluminación puede destrozar los ritmos del sueño y acarrear problemas de salud.

Marcha por el Clima en Madrid