Una concejala de Vox en Murcia dimite porque el partido "denigra" a las mujeres y "genera odio"

Nuria Almagro denuncia "amedrentamiento y coacción a quienes alzan la voz" en la formación de ultraderecha.
Santiago Abascal, líder del partido de ultraderecha Vox, y su portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, en el Congreso.
Santiago Abascal, líder del partido de ultraderecha Vox, y su portavoz parlamentario, Iván Espinosa de los Monteros, en el Congreso.
Europa Press News via Getty Images

Nuria Almagro, concejal de Vox en el Ayuntamiento de Águilas (Murcia), ha presentado su dimisión de sus cargos en el partido de ultraderecha y su renuncia al acta acusando a la formación de Santiago Abascal de “denigrar a las mujeres” y de “generar miedo y odio hacia el prójimo por razón de su origen, ideología o creencias”.

En una carta durísima publicada por la Cadena SER, Almagro deja clara su experiencia dentro de la formación de extrema derecha:

“Puedo afirmar que cualquier partido que en su seno interno se comporte de forma totalitaria y antidemocrática, no puede ofrecer apertura y diálogo a la sociedad; que un partido que emplee tácticas de amedrentamiento y coacción a quienes alzan la voz no puede traer justicia y seguridad; que un partido que no vea oponentes sino rivales, que juegue a generar miedo y odio hacia el prójimo por razón de su origen, ideología o creencias y cuyo único argumento frente a quienes no comparten sus ideas es el pueril victimismo y el insulto, no puede traer paz social ni respeto por la vida; que un partido que denigre a una mujer no puede erigirse en patriota, pues por su ignorancia supina no sabe que ser patriota no es disfrazarse con banderas y abalorios, porque la patria es femenina y la patria es madre”.

En la misiva de renuncia, Almagro también explica que denunció ante el Comité de Garantías del partido al presidente de Vox en Murcia “por presuntas irregularidades y falta de ética”.

También indica que denunció ante ese mismo comité “a varios cargos de Murcia y Madrid por las presiones recibidas para actuar en contra de mis principios como jurista”.

Almagro cuenta que uno de los mensajes que recibió por parte de “un cargo de confianza de un diputado nacional” para “disuadir” su “actividad de investigación y denuncia” fue un “si no, veremos” de amenaza.

La ya exconcejala dice que también se querelló contra un cargo de Vox Murcia “por un presunto delito contra el honor, tras haber sido incluida en un documento junto a otros cuatro concejales de la Región” y que dos de ellos ya han dejado el partido.

Se queja Almagro a su vez de que nunca obtuvo el apoyo de la formación ultra cuando denunció por un presunto delito de prevaricación a un concejal del PSOE y a un miembro de Vox por la adjudicación de contratos a Cruz Roja Águilas. La exconcejala dice que tuvo que ser ella, con sus propios medios, quien presentara recurso de nulidad, “siendo por ello testigo clave en el juicio”.

Al final de su carta, Almagro hace esta reflexión:

Algunas personas me preguntan ¿a quién votamos?, que es tanto como preguntar “Quid est veritas?”, pero nadie quiere como respuesta reconocer lo incómodo que es ver que, en general, la política va por un lado mientras la vida va por otro. Quizá, las preguntas que debiéramos hacernos antes de votar a un candidato y su equipo sean: ¿Qué preparación académica y experiencia profesional acreditadas tiene? ¿A qué se dedicaba antes de estar en política? ¿Tiene un puesto de trabajo, un oficio, al que volver después de la política? ¿Puede su experiencia vital aportar luz a la esfera pública? En cualquier caso, como ciudadanos debemos aspirar a la verdad y la excelencia, entendiendo que la verdad es una búsqueda a través del diálogo honesto y el respeto a la moral y la ética y la excelencia es hacer lo correcto en cada momento, sirviendo al mundo y a los demás ofreciendo lo mejor de nosotros mismos.

Arévalo

Famosos que apoyan a Vox