Renta y Wallapop: cuándo debes declarar lo que vendes

Claves para la Declaración si has utilizado plataformas de segunda mano.
A través de plataformas como Wallapop los usuarios pueden fotografiar lo que ya no usan y ponerlo a la venta.
A través de plataformas como Wallapop los usuarios pueden fotografiar lo que ya no usan y ponerlo a la venta.

Si en estos días te estás preparando para presentar la Declaración de la Renta de 2020, haz memoria. ¿Vendiste algunas pertenencias a través de plataformas de segunda mano como Wallapop, Vinted o Milanuncios? Entonces quizá tengas que incluir esas transacciones.

No es así en todos los casos, como aclara Joan Pons, secretario de EFPA España y socio director del despacho ETL GLOBAL LINKS. Si durante el año pasado has vendido cosas en Wallapop, deberías declararlo “siempre y cuando se esté obligado a presentar Declaración” —aquí puedes consultar quiénes se libran de hacerlo—.

Lo que hay que tener en cuenta, más allá de si lo que se ha vendido es una prenda de ropa por 10 euros o un coche por 10.000, es si se ha tenido una ganancia o no.

La clave, si se obtiene un beneficio o no

“Hay que calcular la diferencia entre el precio de venta y cuánto me costó lo que vendo”, señala. Por ejemplo, si se vende por 200 euros una bici que costó 500 “hay una pérdida de valor —300 euros— que se corresponde con el uso privado” que no habría que declarar, no hay lucro.

En el caso contrario, el de una ganancia, “estás obligado a declararla”. Por ejemplo, vender por 1.000 euros un juguete de cuando se era pequeño (y que costó mucho menos) porque ahora es de coleccionista. “Hay que acreditar el valor de adquisición”, advierte este experto. Es decir, si no hay manera de demostrar cuánto costó cuando se compró, habría que declarar como beneficio íntegramente los 1.000 euros.

Ojo también quienes vendan por plataformas de segunda mano de manera recurrente, pues “se puede considerar que están desarrollando una actividad económica”. Los beneficios no tributarían como una ganancia patrimonial, sino como una actividad profesional. Es decir, como si fuera un trabajador autónomo.

Por ahora, aunque en 2017 saltaron las alarmas, la vigilancia sobre estas transacciones no es muy exhaustiva, pero Pons avisa de que es posible que en el futuro se intensifique cuando se obligue al intermediario a facilitar información a la Agencia Tributaria: “Todo llegará, cuando el legislador incorpore esa obligación, como va a hacer con las criptomonedas”.

En el caso de que no se sea vendedor pero sí comprador a través de apps como Wallapop, “como quien te vende es un particular y tú también lo que tienes que pagar es el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales”, cuyo tipo varía según las comunidades autónomas.