Las sanciones impactan al nuevo marido de la exmujer de Putin

Las sanciones impactan al nuevo marido de la exmujer de Putin

El Kremlin se enfada con Francia por ir con el millonario que ahora es el esposo de Lyudmila Putina.

Vladimir Putin y Lyudmila Putina, en una ceremonia ortodoxa en Moscú, en 2011.Sasha Mordovets / Getty Images

Las sanciones internacionales contra Rusia por su invasión de Ucrania en 2022 no sólo buscan debilitar al Kremlin, sino a su círculo de gente cercana, a esos poderosos en lo económico que sustentan el régimen porque la va genial que Vladimir Putin siga mandando

Ahora se ha sabido que el cerco ha llegado incluso a la familia del presidente ruso o, al menos, a su exfamilia: su Gobierno ha denunciado a las autoridades francesas por confiscar una villa supuestamente propiedad del nuevo marido de la exesposa del mandatario. 

La propiedad está ubicada en Anglet, una ciudad costera en el suroeste de Francia, y se dice que la residencia pertenece al empresario ruso Artur Ocheretny. Los medios rusos informaron de que Ocheretny se casó con Lyudmila Putina, ex de Putin, en 2015. Lyudmila fue la esposa del presidente ruso desde 1983 hasta su divorcio, que se anunció en 2013.

"Desde que Moscú envió tropas a Ucrania en febrero de 2022, miles de millones de dólares en activos rusos han sido congelados o confiscados en Europa debido a las sanciones", señala The Moscow Times, un medio que añade que el Kremlin ha arremetido con frecuencia contra las incautaciones de propiedades rusas que se han producido desde que Putin lanzó su "operación militar especial" sobre Ucrania en febrero de 2022.

El diario Le Monde informó el miércoles pasado que las autoridades francesas se apoderaron de la villa de Anglet, bautizada como Suzanna, en diciembre de 2023, junto con un apartamento en París propiedad de la exesposa del portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, otro de los pesos pesados del régimen. Según los informes de estos medios, las incautaciones formaban parte de investigaciones sobre blanqueo de dinero.

"Cualquier invasión de propiedad privada es ilegal desde el principio", dijo Peskov a los periodistas el jueves sobre las propiedades confiscadas. "Las autoridades francesas están socavando los cimientos de su sistema jurídico. Lo hemos dicho muchas veces".

El Times, citando medios franceses, informó que la villa Suzanna fue comprada por 5,8 millones de dólares en 2013. Se dice que los investigadores están investigando si la propiedad vinculada a la exesposa de Putin se compró con fondos fraudulentos.

Las investigaciones francesas vinculadas a la villa y al apartamento de París supuestamente se produjeron a raíz de una denuncia de Transparencia Internacional, que The Moscow Times describió como una ONG "que expone y rastrea activos que, según dice, están vinculados a 'dinero sucio'". Durante los primeros días de la invasión de Putin, Suzanna fue noticia cuando varios manifestantes pintaron con aerosol grafitis antiPutin y proUcrania en los muros de la residencia.

Otra villa cerca a la que nos ocupa también tiene vínculos con Putin. La propiedad en cuestión está registrada como propiedad de Kirill Shamalov, quien estuvo casado con la hija de Putin, Katerina Tikhonova. La villa de Shamalov también fue blanco de activistas pro-Kiev que ocuparon la casa en marzo de 2022 y pidieron que se utilizara como refugio para refugiados ucranianos.

Espacio Eco
Un proyecto de Espacio Eco

Las dos hijas de Putin, ambas concebidas con Lyudmila Putina, han sido sancionadas por Estados Unidos a raíz de su invasión a Ucrania, así como su supuesta novia, Alina Maratovna Kabaeva. El Kremlin ha negado anteriormente que Putin tenga una relación romántica con Kabaeva, una ex gimnasta olímpica que, según se informa, tiene cuatro hijos con el líder ruso.