Zelenski se deja de sutilezas y empuja a Occidente a una confrontación más directa con Rusia

Zelenski se deja de sutilezas y empuja a Occidente a una confrontación más directa con Rusia

El mandatario ucraniano no sólo reclama más armas sino la posibilidad de usarlas no sólo para defenderse, sino para atacar a su invasor, incluso cruzando la frontera. 

Volodimir Zelenski, el pasado 10 de mayo en Kiev, durante su recepción a la presidenta de Eslovaquia, Zuzana Caputova.Yan Dobronosov / Global Images Ukraine via Getty Images

Los aliados occidentales están tardando demasiado en tomar decisiones clave sobre el apoyo militar a Ucrania. Es lo que denuncia el presidente Volodimir Zelenski, quien ha dado una entrevista a la agencia Reuters en la que se aleja de toda complacencia y pone las cosas claras sobre la mesa a sus socios. Es ahora o perder la guerra

El mandatario ucraniano confirmó que estaba presionando a sus amigos para que se involucraran más directamente en la guerra, abriendo una nueva ventana en la contienda: quieren no sólo más armas sino que les ayuden a interceptar misiles rusos sobre Ucrania y les permitan usar armas occidentales contra equipos militares enemigos que se acumulan cerca de la frontera. Hasta ahora, los países del oeste reclamaban que sus medios se usasen sólo con fines defensivos. 

El llamamiento a acelerar la ayuda e impulsar las llamadas "líneas rojas" de participación en el conflicto reflejan la creciente presión bajo la que se encuentran las fuerzas de Zelenski a lo largo de más de 1.000 kilómetros de líneas de frente en el noreste, este y sur del país.

Un "apasionado" presidente, en palabras de Reuters, vestido con su habitual camiseta y pantalones caqui, dijo que la situación en el campo de batalla era "una de las más difíciles" que había conocido desde el inicio de la invasión a gran escala de Rusia en febrero de 2022.

En las últimas semanas, las tropas de Moscú han realizado incursiones en el noreste de Ucrania, poniendo a prueba aún más las ya debilitadas defensas de Kiev. Al mismo tiempo, Rusia ha tomado territorio en la región oriental de Donbas en batallas a veces feroces.

"Una ola (de combates) muy poderosa está ocurriendo en el Donbas... Nadie se da cuenta de que en realidad hay más batallas en el este del país, específicamente en la dirección de Donbass: Kurakhove, Pokrovsk, Chasiv Yar", indicó. Sin embargo, añadió que la situación al norte de Járkov estaba ahora "bajo control". Moscú lanzó su andanada el pasado 10 de mayo y se calcula que ha penetrado unos siete kilómetros en Ucrania y ha conquistad nueve aldeas. Vladimir Putin, el presidente ruso, ha dicho que no tiene interés en conquistar Jarkov

Zelenski, de 46 años, habló en la entrevista con motivo del quinto aniversario de su toma de posesión como presidente. No ha habido elecciones como estaba previsto esta primavera, debido a la ley marcial impuesta por la invasión, lo que deja su situación en cierto desequilibrio

Zelenski volvió a pedir ayuda militar más rápida por parte de Estados Unidos y otros socios. Armas y municiones de un paquete estadounidense recientemente aprobado están llegando a Ucrania, pero se retrasó durante meses debido a disputas políticas internas. Y eso se nota en el terreno. "Cada decisión que tomamos nosotros, y luego todos juntos, se retrasa aproximadamente un año", dijo el mandatario. "Pero es lo que es: un gran paso adelante, pero antes dos pasos atrás. Así que necesitamos cambiar un poco el paradigma".

¿Riesgo de escalada?

Zelenski dijo además que quería que sus socios participaran más directamente en la guerra, pero entendía que desconfiaban de enemistarse con Rusia. "Es una cuestión de voluntad", afirmó. "Pero todo el mundo dice una palabra que suena igual en todos los idiomas: todo el mundo tiene miedo de una escalada. Todo el mundo se ha acostumbrado al hecho de que los ucranianos están muriendo; eso no es una escalada para la gente".

"Todo el mundo tiene miedo de una escalada. Todo el mundo se ha acostumbrado al hecho de que los ucranianos están muriendo"

Propuso, por eso, que las fuerzas armadas de los países vecinos de la OTAN pudieran interceptar los misiles rusos entrantes sobre territorio ucraniano para ayudar a Kiev a protegerse. Rusia ha disparado miles de misiles y drones contra Ucrania desde el inicio del conflicto más amplio, y las defensas aéreas son una prioridad para Kiev.

"Los rusos están utilizando 300 aviones en el territorio de Ucrania. Necesitamos al menos 120 o 130 aviones para resistir en el cielo", dijo. Ucrania está esperando la entrega de los F-16 diseñados en Estados Unidos que aún no han sido utilizados con ira. Si los países no pudieran suministrar los aviones de inmediato, aún podrían hacerlos volar desde los estados vecinos de la OTAN y derribar misiles rusos o, como poco, amedrentar a sus invasores. 

El líder ucraniano también dijo que Kiev estaba negociando con socios internacionales para usar sus armas para atacar equipos militares rusos en la frontera y más dentro del territorio ruso. "Hasta el momento no hay nada positivo", afirmó. Putin probablemente consideraría que estos pasos sería una escalada. Considera la guerra como parte de una batalla existencial con un Occidente decadente y en decadencia que, según él, humilló a Rusia después de la caída del Muro de Berlín en 1989 al invadir lo que considera la esfera de influencia de Moscú, incluida Ucrania.

Zelenskiy reiteró que no había roto los acuerdos con sus aliados de no utilizar sus armas dentro de Rusia. "No podemos poner en riesgo todo el volumen de armas".

El debate de las negociaciones

Ucrania se está preparando también para conversaciones internacionales en Suiza el próximo mes que excluirán a Rusia y tienen como objetivo tratar de unificar y endurecer la opinión contra Moscú.

Putin ha dicho que cree que las conversaciones pueden convertir las demandas ucranianas de una retirada rusa en un ultimátum para Rusia, una estrategia que, según él, fracasaría.

Zelenski dijo en la entrevista que era crucial reunir a la mayor cantidad posible de países alrededor de la mesa. "Y entonces Rusia tendrá que responder ante la mayoría del mundo, no ante Ucrania... Nadie dice que mañana Rusia estará de acuerdo, pero es importante que tengamos la iniciativa".

Pekín aún no ha dicho si participará, aunque el presidente chino Xi Jinping y Putin se reunieron la semana pasada en China y prometieron una "nueva era" de asociación entre los dos rivales más poderosos de Estados Unidos. "Es muy importante que ellos (China) estén allí", dijo Zelenski. "Porque, en principio, después de esta cumbre queda claro quién quiere poner fin a la guerra y quién quiere mantener relaciones sólidas con la Federación Rusa". 

En cuanto a la política estadounidense, buscó disipar las preocupaciones de que cualquier victoria del candidato republicano Donald Trump en las elecciones de noviembre podría significar problemas para Ucrania. Trump es un escéptico de la ayuda a Ucrania que ha enfatizado las políticas de "Estados Unidos primero". "No creo que los republicanos estén en contra del apoyo a Ucrania, pero algunos mensajes que llegan de su lado generan preocupación".

Zelenski dijo que dejaría que otros juzgaran su desempeño como líder de un país en guerra, pero expresó su gratitud al pueblo ucraniano por su estoicismo ante la adversidad. También insistió en que Ucrania aún podría ganar la guerra, a pesar de los reveses de los últimos meses.

Infiltrados
Un proyecto de Ikea

"Creo que debemos recorrer este camino hasta el final, preferiblemente victorioso", afirmó. "Aunque hoy en día la gente mira con cierto escepticismo la palabra 'victoria', comprendo que sea difícil porque es larga", concluye.