BLOGS
13/04/2018 07:31 CEST | Actualizado 13/04/2018 07:31 CEST

Prohibido no ser libres

Getty Images/iStockphoto

El sonido de la música es capaz de crear en ti el sonido de tus palabras. Fue pensar en la variedad de formas y sonidos que permite el jazz cuando creí entender su única prohibición: la de no ser libres.

Prohibido no ser libres

Prohibido llenarse de certezas y no dejar espacio para la duda y la interrogación. La certeza se convierte en dogma y el dogma en grilletes.

Prohibido ansiar un espacio en el rebaño y dedicar la vida a no quedarse nunca atrás. Terminaremos creyendo que el único olor en la vida es el de el estiércol.

Prohibido elegir el pensamiento de moda y evitar el esfuerzo de tener uno propio aunque diferente al de los demás. Copiar el pensamiento de los otros termina por hacernos olvidar la manera de generarlo.

Prohibido evitar los espejos por miedo a ver reflejadas nuestras deformidades.

Prohibido tener miedo al miedo o de tanto temor terminaremos asustándonos del aire que nos rodea.

Prohibida la prohibición de no ser libre, que tu única atadura sea el amor

Prohibida la angustia de sentirse solo. La soledad puede ser la ocasión para encontrarnos a nosotros mismos.

Prohibido añorar los laureles y rechazar los dolores. Los primeros, si son artificiosos, nos reducen, los segundos nos pueden hacer crecer.

Prohibido silenciar la expresión, sea verbal o física, sea emocional o racional. Solo de esa manera llegará uno a ser ex preso.

Prohibido el recelo a ser señalado y el deseo de permanecer oculto en la masa. Olvidaremos aquello que nos distingue.

Prohibido hipotecar tu vida tanto que todo tu mañana sea siempre un pasado.

Prohibido decir sí a todo. De tanto bajar la cabeza la cerviz quedará agachada.

Prohibido el deseo de desear y la obsesión de acaparar. Olvidaremos todos los nombres, sólo recordaremos el nuestro.

Prohibida la prohibición de no ser libre, que tu única atadura sea el amor.

Este artículo se publicó originalmente en el blog del autor.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs