BLOGS
14/02/2014 07:07 CET | Actualizado 15/04/2014 11:12 CEST

Las palabras de un padre a su hija (desde la sección de maquillaje)

Cuando tienes una hija, empiezas a darte cuenta de que es tan fuerte como todos los demás de la casa; un alma ardiente con la misma vida, los mismos dones y las mismas pasiones que cualquier hombre. Pero también empiezas a darte cuenta de que la mayoría de la gente no la ve de esa manera.

Pequeña,

Escribo esto desde la sección de maquillaje del supermercado del barrio. Hace poco, un amigo me escribió desde otra sección de maquillaje y me dijo que sentía que estaba en uno de los lugares más agobiantes del mundo. Quería saber a qué se refería. Y ahora que estoy aquí, creo que empiezo a entenderlo. Las palabras tienen poder, y las palabras que veo en este pasillo son muy poderosas. Son palabras o frases como:

Belleza al alcance de tu mano,

Infalible,

Acabado perfecto,

Fuerza que brilla,

Poder líquido,

Al natural,

Anti-edad,

Rejuvenecimiento instantáneo,

Elige tus sueños,

Casi al desnudo, y

Belleza natural.

Cuando tienes una hija, empiezas a darte cuenta de que es tan fuerte como todos los demás de la casa; tiene una fuerza con la que hay que contar, un alma ardiente con la misma vida, los mismos dones y las mismas pasiones que cualquier hombre. Pero, desde esta sección de maquillaje, también empiezas a darte cuenta de que la mayoría de la gente no la ve de esa manera. Ellos solo ven una cara bonita y un cuerpo para disfrutar. Y le dirán que debe tener una apariencia concreta si quiere tener algún tipo de valor o influencia.

Sin embargo, las palabras tienen poder y quizás, solo quizás, las palabras de un padre puedan llegar a competir con las palabras del mundo. Quizás las palabras de un padre pueden sacar a su hija de esta vergüenza institucionalizada y hacer que desarrolle una conciencia profunda e inquebrantable de su propia valía y belleza.

Las palabras de un padre son como las otras palabras, pero tienen un significado radicalmente distinto:

Fuerza que brilla. Puede que tu fuerza no esté en tus uñas, sino en tu corazón. Puede que en tu interior descubras quién eres, y entonces te lances al mundo, con miedo, pero con tenacidad, y te hagas un lugar en él.

Elige tus sueños. Pero no los elijas en ningún supermercado. Encuentra el equilibrio dentro de ti. Allí verás cuál es tu verdadero sueño. Descubrirás lo que quieres. Y cuando lo hayas decidido, entonces lo perseguirás, con integridad y esperanza.

Al desnudo. El mundo quiere que te quites la ropa. Por favor, no lo hagas. Mejor quítate los guantes. No pegues puñetazos; di lo que guarda tu corazón. Ten sensibilidad. Corre riesgos. Ama a un mundo que apenas conoce lo que significa el amor en sí. Hazlo al desnudo, de forma abierta, sin restricción ni inhibición.

Infalible. Quiero que siempre, e infaliblemente, seas consciente de que la infalibilidad no existe. Es una ilusión creada por la gente que se interesa por tu cartera. Si tú eliges buscar la perfección, puede que la consigas con una elegancia infalible para ti, y para toda la gente de tu alrededor.

Anti-edad. Te saldrán arrugas y tu juventud se desvanecerá, pero tu alma no tiene edad. Tu alma siempre sabrá cómo jugar, cómo disfrutar y cómo aprovechar la única vida de la que disponemos. Siempre podrás desafiar a la edad y resistir al envejecimiento de tu espíritu.

Acabado perfecto. Tu acabado no tiene nada que ver con la apariencia de tu cara de ahora, y mucho que ver con cómo sea tu vida al final de tus días. Puede que el transcurso de los años te prepare para ese día. Puede que envejezcas con dignidad, que crezcas con sabiduría, y que aumente tu amor por la gente, en general. Puede que tu acabado perfecto sea una manera pacífica de llegar al final, de aceptar que se acerca algo desconocido, y quizás esto sea un regalo para todo el mundo que te quiere.

Pequeña, te encanta el color rosa y los volantes, y entenderé perfectamente que algún día llegues a considerar el maquillaje algo muy importante para ti. Pero espero que siempre te acuerdes de las tres palabras que repites cada noche cuando te pregunto: "¿Dónde está lo más bello en ti?" Quiero que esas tres palabras sean para ti más importantes que todas las demás, porque no existe maquillaje que pueda enmascararlas.

¿Dónde está lo más bello en ti?

En el interior.

Desde lo más profundo de mi corazón, para ti.

Papá

----------

Al igual que la última carta que escribí a mi hija, escribo esta para ella, para que algún día pueda leérsela. Pero también la escribo para cualquier mujer que necesite oír las palabras de un padre. Mujeres, aparte de vosotras mismas, nadie (aunque lo intente) puede definir vuestra belleza.

Mi hija tiene ahora 4 años. Si descubre el mundo del maquillaje con la edad típica, me imagino que me quedan unos cinco años para alterar el arco de la historia y el sometimiento a la imagen por parte de la mujer. Tenemos mucho trabajo por hacer. Y empieza en el corazón de todas y cada una de las mujeres.

----------

ADEMÁS

Entre Disney y Barbies

El discurso de Riley y la nueva discriminacion de género

La conversación que tienes que tener con tus hijos

Los anuncios de juguetes siguen transmitiendo valores sexistas

Este post apareció originalmente en DrKelllyFlanagan.com.

Traducción de Marina Velasco Serrano