BLOGS
23/02/2015 16:02 CET | Actualizado 25/04/2015 11:12 CEST

Mas allá de la punta del iceberg

Señales de tráfico semejantes en todo el mundo. Las especificaciones del cinturon de seguridad. Los codigos de aeropuerto tres letras que facilitan los viajes internacionales. La clasificación de la fruta que hemos desayunado y los datos utilizados para el pronóstico del tiempo que hemos visto mientras nos la comíamos. Prefijos telefónicos para llamar a otros países. Vacunas ensayadas adecuadamente. La prohibición de cambios susceptibles de alterar hormonas en los biberones.

Qué tienen en común estos temas aparentemente absurdos e inconexos? Respuesta: son parte del denso tejido de normas, marcos legales y políticas generadas por las Naciones Unidas para facilitarnos la vida. Cada día y en cualquier parte.

Es difícil darse cuenta de ello con el aluvión de informaciones que nos llegan. Las noticias sobre las Naciones Unidas que consiguen llegar a los medios no muestran más que una fracción de lo que hace la Organización. Y a menudo se centra en cuestiones específicas como las crisis internacionales y la incapacidad de la comunidad internacional para resolverlas. Evidentemente, hay que informar de ello pero es ni un esbozo de lo que representa la actividad de las Naciones Unidas y su impacto en las personas de todo el planeta.

Esto es problemático, no solo porque es una distorsión de la realidad sino porque es susceptible de menoscabar el apoyo precisamente de esas mismas personas a las que las Naciones Unidas rinde servicio a diario.

Los medios de comunicación solo muestran la punta del iceberg en lo que respecta al impacto de las Naciones Unidas. Habitualmente la parte del iceberg por debajo de la superficie representa el problema más importante. Con las Naciones Unidas sucede lo contrario. La mayor parte de lo que no capta el radar de los medios globales es lo que produce el impacto más importante y positivo en el mayor número de personas.

Mientras escribo esto las Naciones Unidas están limpiando campos de minas, ayudando a gobiernos en procesos electorales, vacunando a niños, mejorando el comercio internacional, sacando a personas de la pobreza, protegiendo los derechos humanos, garantizando educación para todos y reuniendo sin descanso a los países del mundo entorno a una mesa para resolver juntos desafíos globales. Esto no es lo que vemos en TV o leemos en los periódicos cada día

La próxima vez que le llegue una noticia bajo un punto de vista negativo, mire debajo de la superficie para conocer toda la historia.

RECONOZCAMOS LO BUENO