BLOGS
03/06/2018 11:06 CEST | Actualizado 03/06/2018 11:06 CEST

Postureo machista

EFE

"A la tercera va la vencida"; se dice para callar que es a la primera cuando se demuestra la verdadera intención de las decisiones, y eso es algo que vemos cada día en la manera "masculina" de interpretar la realidad y de posicionarse ante ella. Nos quejamos de la conducta y de las consecuencias del machismo cuando se presenta en forma de violencia, de abuso, de acoso, de discriminación... pero en verdad todas esas expresiones sólo representan aquello que se filtra entre las rendijas de los días cubiertos con el manto de la normalidad machista. Un manto que pretende ocultar el escenario de este atardecer de los tiempos, en el que todavía hay quien confunde la longitud de las sombras con la grandeza de la realidad que las produce.

La estrategia secular que ha seguido el machismo trata de "cambiar para seguir igual"

Lo vemos de forma clara en lo que sucede en la actualidad. Por ejemplo, hay un grupo de trabajo para estudiar la reforma del Código Penal, entre ellos los delitos contra la libertad sexual, constituido sólo por hombres, se pone de manifiesto que es una situación al margen de la realidad y de la legalidad y lo corrigen, pero sólo lo justo para incluir a mujeres juristas que actúen exclusivamente sobre la reforma de los delitos sexuales. Ante las nuevas críticas vuelven a modificar su decisión y, ahora sí, crean otro grupo con más mujeres que hombres para acallar todo lo ocurrido. En Cataluña se forma Gobierno y se llama la atención de que sólo se ha contado con tres conselleras, días después se constituye un nuevo Gobierno y su número se eleva a seis.

Unas semanas antes la huelga de mujeres y las manifestaciones del 8M eran consideradas como una iniciativa elitista y una "amenaza a la civilización de occidente", y un día después era un ejemplo de democracia y una referencia hacia donde debemos caminar como sociedad. El Pacto de Estado contra la Violencia de Género se aprueba "a la fuerza" ante la gravedad de los casos que se suceden, pero luego se le asigna un presupuesto mínimo que después se reduce un 80% y se traslada la responsabilidad a las Comunidades Autónomas y a los ayuntamientos, a los que la reforma de las Entidades Locales les restó competencias en esta materia que ahora les piden que asuman sin presupuesto para hacerlo.

El posmachismo juega a hacer creer que son ellos los que defienden la "verdadera igualdad"

Todo ello, su sucesión en el tiempo y la repetición por parte de las mismas instituciones y sectores sociales, lo que refleja no es la toma de conciencia del problema de la desigualdad y sus consecuencias, sino la falsedad de las decisiones y el refuerzo en los valores del machismo de quien las toma. Es decir, puro postureo. Es parte de la estrategia secular que ha seguido el machismo: "cambiar para seguir igual". Ceder en lo irremediable ante la crítica social para no conceder nada en los elementos y valores que hacen de sus ideas cultura machista, para con esa cultura hacer normal al machismo. El machismo es postureo de barra de bar y tertulias, de "no te preocupes" y "vuelva usted mañana", de "no tiene importancia" y "déjalo en mis manos"...

Y el postureo es falacia, como lo es el posmachismo con el que juega ahora para hacer creer que son ellos los que defienden la "verdadera igualdad". Es parte de su jugada, que no es enunciar una defensa directa de la "desigualdad", eso sería fácilmente identificable y se volvería en su contra. Su estrategia siempre ha sido presentarlo todo como consecuencia de la normalidad como si esta fuera natural, y a partir de ahí afirmar que las situaciones de desigualdad entre hombres y mujeres han sido dadas por las circunstancias. Su falaz argumento finaliza al presentar los cambios que se han producido porque no han tenido más remedio que asumirlos, como un ejemplo de que en cuanto se modifican las circunstancias cambia la situación de las mujeres, como si todo fuera destino o accidente.

El postureo machista busca prolongar un tiempo que hasta ahora ha sido suyo en su encuentro con la realidad

Y esa falacia del postureo machista es confusión, desorientar sobre la realidad en sus manifestaciones y, sobre todo, en su significado, para hacer de la duda el motor que lleve a la decisión. Porque esa duda conduce a la distancia, la distancia a la pasividad, y la pasividad hace que todo siga igual, es decir, que todo continúe bajo las referencias del machismo.

El postureo machista lo que busca es mantener el momento, prolongar un tiempo que hasta ahora ha sido suyo en su encuentro con la realidad. Por eso debemos de estar pendientes de ese postureo de salón que pretende mantener el escenario de la desigualdad social que tantos beneficios y privilegios les proporciona por medio de la táctica de alcanzar más poder a través de generar más desigualdad, como vemos en las políticas económicas y sociales que se imponen desde las posiciones más conservadoras.

EL HUFFPOST PARA ENDESA