BLOGS
07/12/2017 14:15 CET | Actualizado 09/12/2017 10:48 CET

Cinco razones para dormir en una Posada Real

¿Quién no quiere escaparse a un cuento de hadas?

minube

No es fácil que un hotel se considere una Posada Real, de hecho, sólo unos pocos de Castilla y León tienen el honor de tener tal denominación y es normal. Cuando te das cuenta de lo especiales que son, entiendes que no es un galardón para cualquier hospedaje.

Los viajeros de minube lo demuestran con esta lista de motivos para visitar una Posada Real. Querrás dormir en una durante tu próxima escapada.

  • Razón número uno: porque están en Castilla y León
    Razón número uno: porque están en Castilla y León
    minube
    Esta gigantesca Comunidad Autónoma es un tesoro de España. Visitarla es impregnarse de historia, descubrir las diferencias que hay entre los habitantes de las distintas provincias, conocer entornos naturales de infarto y ponerse las botas como debe ser. Además está cubierta de castillos centenarios, perfectos para que ir situándose en el cuento que se va a vivir. El Castillo de Peñafiel en Valladolid es un buen ejemplo de este entorno mágico característico de otra época. | Fotografía de: Rodrigo Nieto
  • Razón número dos: porque son un ejemplo de tranquilidad y sosiego
    Razón número dos: porque son un ejemplo de tranquilidad y sosiego
    minube
    Esta es una de las normas que debe cumplir un establecimiento para ser llamado Posada Real. Aquí no hay desagradables sorpresas al llegar a la habitación: no habrá bodas ruidosas, ni grandes eventos. Se va para relajarse y ser tratado como un príncipe o una princesa... ¿Qué más se les puede pedir a unas vacaciones de desconexión? Hacer enoturismo en la Ribera del Duero también ayuda.| Fotografía de: Vinum Terra
  • Razón número tres: porque están rodeadas de belleza
    Razón número tres: porque están rodeadas de belleza
    minube
    No nos referimos a que, por casualidad, estén en un entorno espectacular. Solo pueden optar a ser Posadas Reales aquellas que estén cerca de un lugar con un alto interés turístico: parques naturales, fiestas populares o rincones cubiertos de cultura son algunas de las delicatessens que se pueden encontrar durante la visita. Uno de los lugares de marcado interés turístico es Las Médulas de Carucedo en el Bierzo (León). | Fotografía de: Debbie Martín
  • Razón número cuatro: porque por ellas no pasa el tiempo
    Razón número cuatro: porque por ellas no pasa el tiempo
    minube
    Otro de los requisitos indispensables para poder llevar esta firma es que el edificio respete la arquitectura tradicional de la zona. Entrar en una de estas Posadas es sumergirse en un viaje al pasado: no sólo se observa en sus fachadas el diseño clásico de estas tierras, sino que se encuentran en un estado de conservación óptimo. Por ejemplo, la localidad de Peñalba de Santiago (León) se conserva en perfecto estado.| Fotografía de: Luciano Paniagua Montes
  • Razón número cinco: porque es imposible aburrirse
    Razón número cinco: porque es imposible aburrirse
    minube
    Las Posadas Reales siempre cuentan con actividades para que sus huéspedes disfruten al máximo de su estancia. Da igual la época del año que sea, los planes se adaptan para que visitarlas en primavera, verano, otoño o invierno sea siempre un recuerdo para no olvidar. Descubrir cómo cambian parajes como Valle de Iruelas (Ávila) según la estación es una delicia digna de conocer. | Fotografía de: Araceli G. Daganzo

NOTICIA PATROCINADA