apego

Películas, blogs, libros de la facción de las llamadas "malas madres" han despertado interés público y, por supuesto, del
llorarDejemos que el bebé se exprese con el llanto, no le tapemos la boca con la teta o el biberón siempre, escuchemos lo que nos quiere contar sin la sensación de tener que callarlo a toda costa. Es muy probable que, cuando se sienta escuchado, acurrucado o calmado por la sola presencia de su padre tranquilo o su madre calmada se le pase esa ansiedad o ese miedo que le asolaba.
babe Me ha gustado más el bonding que el término "crianza con apego". Parece que corre el aire entre ambos de una forma más satisfactoria. El bonding hace referencia a ese lazo no físico, sino emocional. No hay por qué llevar al niño siempre encima, hay que respetarle, hay que permitirle que descubra su propio cuerpo independiente y que reconozca su entorno despegado de su madre.
chillidosEn algún momento, la teoría del apego pasó de ser un saber de la psicología del desarrollo a una obsesión que hoy se está instalando como operador biopolítico. Lejos de negar la importancia del apego como conducta, me preocupa el modo en que el concepto se instala, ahora como un ordenador de madres: las de crianza con apego, y las otras, las desnaturalizadas.
Pese a lo que se creía antes, la necesidad afectiva está por encima de la necesidad de alimento. En un estudio, los monos separados de sus madres preferían tener una sustituta de tela -que les daba el bienestar del contacto- antes que una malla de alambre que les diese alimentos.
La mujer es bombardeada con un estilo de vivir la maternidad que la devuelve 80 años atrás a un estilo donde la mujer deja de ser mujer para ser madre en su casa y dedicada a lo que algunos piensan que deberían hacer las mujeres y de donde no deberían haber salido.