derecho a morir dignamente

En Espa√Īa, la ley reconoce el derecho de los enfermos a rechazar la atenci√≥n m√©dica y expresar sus deseos en forma de testamento en vida.
Tal vez la principal falla de las sociedades patriarcales, neoliberales y progresivamente deshumanizadas que habitamos, es
El mismo día que se conocía la muerte del doctor Luis Montes, en Les Corts valencianas se aprobaba el proyecto de ley sobre
No entiendo a quienes defienden la vida hasta justo antes de nacer y, de nuevo, en el preciso momento antes de morir. Todo
muerte dignaYa ol√≠a a primavera y los d√≠as ofrec√≠an m√°s luz, camino ya del solsticio de verano, cuando una tarde de abril Ignacio volvi√≥ a escuchar de labios de su madre, Isabel, su deseo de morir: "Hijo m√≠o, ay√ļdame a morir, quiero morir". Y a Ignacio se le nubl√≥ la vista, sinti√≥ una fuerte punzada en el estern√≥n y seguramente no pudo contener el llanto.
"Futuras parlamentarias y parlamentarios: cuando llegue el final de mi vida querría no sufrir más". Así empieza este vídeo
Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter La Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente se ha dedicado
Como hemos denunciado reiteradamente, quienes saben que no podrán ser ayudados legalmente adelantan el momento de su muerte para no perjudicar a terceros. La ley les obliga a acortar su vida. Canadá, sin embargo, nos ha demostrado que hay otra vía posible, que además es respetuosa con la libre voluntad de los seres humanos.
Brittany Maynard, una joven de 29 a√Īos enferma de c√°ncer terminal, ha conmocionado a Estados Unidos al acabar con su vida
Entre la especie humana ha habido siempre aves de carro√Īa (cl√©rigos, legisladores, m√©dicos...) que inventan leyes, √≠dolos y seres superiores que premian y castigan. Amenazan con terribles castigos eternos a quienes no cumplen sus mandatos y normas, y declaran intocables la vida y la muerte, que solo depende de su dios.