Rodrigo Duterte

Bongbong Marcos saca 33 puntos al segundo en los sondeos, así que no hay incógnita. El legado de expolio y opresión de su padre, Ferdinand, importa poco.
Dice que lo hace "en obediencia a la voluntad de las personas".
‚ÄúHay un v√≠nculo claro entre los asesinatos y la campa√Īa del Gobierno" para 'limpiar' el pa√≠s de traficantes y de consumidores, que el presidente lleva muy a gala.
"Haré que lo arresten y luego le inyectaré la vacunas en las nalgas", ha asegurado Duterte.
Para millones de extranjeros, no se trata de Trump o Biden, sino de la supervivencia de la democracia estadounidense y lo que pueda significar para sus países.
"Los cr√≠ticos dicen que 'Duterte est√° loco'. Son idiotas. Si yo estoy loco, el presidente deber√≠as ser t√ļ, no yo".
La Policía del país ha tenido que matizar, por lo que sea, las palabras de Duterte.
Las autoridades locales afirman que Diego Bello, de 32 a√Īos, era un "traficante de drogas de alto valor" y dispar√≥ primero
Asociaciones en defensa de los derechos de los gays y los transgénero consideran "peligrosos" y "retrógrados" los comentarios del presidente de Filipinas.
Rodrigo Duterte vuelve a causar pol√©mica. Esta vez ha sido durante un acto destinado a la comunidad filipina en Tokio, donde ha invitado a cuatro mujeres a besarle "en los labios". Tambi√©n ha pedido a una mujer viuda que le besara. Otro momento que a√Īadir a la lista de situaciones y comentarios inapropiados del presidente de Filipinas.