BLOGS
10/04/2018 07:32 CEST | Actualizado 10/04/2018 12:02 CEST

La escritura desatada

AOL
Sandra Mozarovski (1958-1977)

Sandra Mozarovski fue una actriz del destape de vida efímera. Realizó unas cuantas películas en las que siempre destacaba su físico por encima de otras posibles cualidades, hubo muchas especulaciones en torno a su trágica y prematura muerte, y en la rumorología se sostiene que tuvo una relación con el por entonces rey de España y que simultaneaba su trabajo como actriz con el de chica de alterne (citando la expresión de la época) en un bar del actor Paco Martínez Soria.

En principio, su historia, vista desde el presente, resulta atractiva, aunque no creo que pudiese dar más que para un reportaje, un relato o, como mucho, una novela corta. Todo ello interesante, sin lugar a dudas: con el misterio, las suposiciones y las sombras que rodean la vida y la muerte de la actriz no podía ser de otro modo. Sin embargo, Clara Usón utiliza en su nueva novela la fascinación por la malograda actriz para trazar un itinerario personal, el suyo propio, y colectivo, el de la generación que ahora, año arriba año abajo, anda por los cincuenta, consiguiendo así un entramado de gran calidad literaria.

Sandra Mozarovski, prácticamente olvidada a día de hoy, es el punto de partida y la figura de la madre es la esencia del relato

En la mirada que la escritora posa sobre la actriz reside la importancia del texto. Sobre la actriz que "nunca fue Ofelia, ni Lady Macbeth, ni Hedda Gabler", sobre ella misma y sobre la relación con sus padres y hermanos, en especial con su madre, ya desaparecida. Sandra Mozarovski, prácticamente olvidada a día de hoy, es el punto de partida y la figura de la madre (cada aparición suya es pura emotividad: aunque sólo fuese por ella, esta historia merecía ser llevada al cine) es la esencia del relato.

Y entre medias, una vida que quiere dejar atrás las consecuencias de tantos años de opresión y abrirse paso hacia la modernidad, aunque, como se ha comprobado en otras muchas vidas, ese paso llevase consigo una serie de inevitables peligros e incertidumbres. Nada sale gratis. Nadie sale indemne de su propio pasado, ni de sus propios actos. Todo tiene un peaje. Y ese peaje comienza a pagarse cuando deja de sonar la música. La fuerza de esos años, mientras sonaba la música, y los posteriores, cuando dejó de hacerlo, está narrado de forma extraordinaria en esta novela, 'El asesino tímido', publicada por Seix Barral. Mientras Wittgenstein actúa muchas veces de interlocutor con la narradora.

Si, como apunta la propia Usón, la novela es, en palabras de Cervantes, "escritura desatada en la que cabe todo" (afirmación de lo más acertada), no hay duda de que estamos ante una novela que merece ser degustada por un buen número de lectores.

Ahora que se va acercando el 23 de abril, Día del Libro, ténganla en cuenta.

'El asesino tímido' ya está a la venta.

AOL

MÁS:Blogs