BLOGS
11/03/2018 21:11 CET | Actualizado 11/03/2018 21:11 CET

La fiesta más descerebrada de Ibiza (2ª parte)

(Por Pablo Burgués)

... Y esta es la increíble historia de cómo un diminuto e inofensivo gusanito de seda de origen indio llamado Farrokh Bulsara se transformó en una salvaje y folclórica lepidóptera de bigote llamada Freddie Mercury. ¿Ahhhh, que no sabes de qué demonios te estoy hablando?. Pues lo sabrías si te hubieras leído el post de la semana pasada, así que menos poner caritas y ya estás pinchando aquí para leerlo. Y una vez dicho esto continuemos para bingo.

Con la llegada de los años ochenta, Ibiza pasó de ser considerada el paraíso terrenal del hippismo come flores, a convertirse en la meca del desparrame y el vicio, dos palabros estos que rápidamente (y contra todo pronóstico) se convirtieron en canto de sirena para los oídos de los faranduleros y falanduleras más crápulas de la época. Uno de los impulsores de este cambio de paradigma fue el dúo británico Wham!, quien en 1983 rodó en la isla el videoclip de su single Club Tropicana. En el video (que puedes ver aquí) se ve a un por entonces jovencérrimoAndrew Ridgeley y a un por entonces heterosexual George Michael haciendo de todo menos trabajar. La canción se convirtió rápidamente en un pepinazo de ventas e hizo que de la noche al día todos los modernos y modernas del mundo quisieran venirse a Ibiza a desfogar.

Grace Jones, Kylie Minoge, Toni Curtis, Bon Jovi, Anthony Quinn, Boy George, Robert Plant, Naomi Campbell y un sin fin de celebrities se convirtieron en parte del mobiliario urbano de la isla. Muchos de ellos tenían la poco sana costumbre de terminar sus noches locas en la piscina de un pequeño hotel regentado por Anthony Pike, un ex militar australiano con más vicio que una garrota.

Al parecer el tipo (al que puedes ver agitando la coctelera en el video de Wham!) montaba unas fiestas tan desmadradas que llegó un momento en el que las autoridades españolas decidieron que o cerraban el garito al muchacho o le hacían Director General de la Guardia Civil. Tras arduas negociaciones, se tomó la sabia decisión de conservar en el puesto a Luis Roldán y por lo tanto se dio la orden cerrar el hotel.

¡Pero alto ahí, amigos! Nadie contaba con que el propietario tenía un as en la manga en forma de huésped residente... Un par de días antes de proceder al cierre del local, el sargento de la Guardia Civil de Ibiza recibió la inesperada y siempre agradable llamada telefónica un tal Julio Iglesias, quién amablemente lo invitó a cenar esa misma noche con él. No sabemos exactamente lo que pasó en la cena, pero hay dos cosas seguras: que Julio folló esa noche y que Anthony Pike nunca más volvió a tener problema alguno con la ley.

Y fue gracias a aquella jugada maestra, que el 5 de septiembre de 1987, Feddie Mercury pudo celebrar en el hotel su 41 cumpleaños con una fiestarraca en la que hubo de todo menos Betadine. Pero eso te lo contaré la semana que viene.

———— Seguir a Pablo Burgués en Instagram o Twitter

———— Leer más historias de mi blog Typic d'aquí

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

ESPACIO ECO