BLOGS
25/04/2018 07:30 CEST | Actualizado 25/04/2018 07:30 CEST

Amnesia histórica

AOL

Dinslaken es una pequeña ciudad situada al noroeste de Alemania. Allí se celebra el "Dinslaken KSL", un festival de arte al que he sido invitado varias veces. En mi primera visita, mientras paseaba en compañía de los artistas locales Tim y Julian , me llamó la atención que dos adoquines del empedrado de la calle habían sido sustituidos por otros de bronce. En ellos había grabado nombres de personas y fechas. Mis amigos alemanes me contaron que se trataba de nombres de víctimas del nazismo que habían sido asesinadas en esa esquina de la calle y que de esta manera se les rendía homenaje.

En Berlín, existe un monumento que homenajea a las víctimas del Holocausto. El Monumento a los Judíos de Europa Asesinados ocupa una superficie de 19.000 m2. ¿Se imaginan una Alemania con un conjunto arquitectónico como el del Valle de los Caídos, con 30.600 m2 (solo de escalinata y explanada y la cruz más grande del mundo), construido por presos judíos en honor a Hitler y al nazismo? Y... ¿judíos enterrados en las cunetas de las autopistas alemanas? No, ¿verdad? Pues lo que no pudo Hitler y el nazismo, Franco y el nacionalcatolicismo sí pudieron. Esto es posible por una sencilla razón, en Alemania la democracia no lo permitió y en España sí.

Solo en el Museo de la DDR hay un espacio para el nazismo en su contexto histórico y lejos de cualquier tipo de homenaje. Por cierto, para los escépticos, en este museo berlinés puede verse una caja de cartón de color rojo y amarillo. En letra impresa y con claridad se puede leer: "Hecho en España". Su contenido fue veneno, el utilizado en las cámaras de gas por los nazis (...)

Dinslaken fue destruida en la Segunda Guerra Mundial, y fue reconstruida en 1952. Seis años después, los amigos de los nazis en España inaugurarían el Valle de los Caídos.

Memoria significa capacidad de recordar e histórica se refiere a un periodo o acontecimiento. El cual está acreditado por testimonios por escrito de un hecho que ocurrió realmente, que ha existido.

No se puede olvidar a cientos de miles de españoles enterrados en fosas comunes y cunetas.

Interpretar de otra manera este hecho irrefutable sería alejarse de su verdadero significado, que va más allá de las palabras o de la propia Ley de Memoria Histórica.

Algunos jamás quisieran que saliera a la luz la verdad promoviendo a través del olvido lo que podríamos llamar la "Amnesia Histórica". Sus simpatizantes, increíblemente perpetuos en los "Poderes", aún viven bajo las sombras heredadas del franquismo.

El concepto de Memoria Histórica puede ser discutido, pero no obviado. Secuestrar y ocultar documentos en ayuntamientos, parroquias y palacios no es el camino que elegiría una verdadera democracia. No se trata olvidar, sino de superar y dejar de una vez de mear sobre la memoria de todos los españoles.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST