INTERNACIONAL

Texas ejecuta a Marvin Wilson a pesar de las dudas sobre su cociente intelectual

08/08/2012 08:41 CEST | Actualizado 07/10/2012 11:12 CEST
Thinkstock

Antes de que la inyección letal hiciese efecto, miró a sus tres hermanas y su hijo, que miraban a través del cristal. Les dijo que les quería y que le diesen a su madre "un gran abrazo". "Todos entendéis que vine aquí como un pecador y me voy como un santo", dijo, según el relato recogido por la agencia AP. "Llévame a casa, Jesús, llévame a casa, Señor", añadió.

Así transcurrireron los últimos 14 minutos de la vida de Marvin Wilson, un hombre de 54 años, que fue ajusticiado ayer en una cárcel de Huntsville, en Texas, por el asesinato de un informante de la Policía en 1992.

La ejecución se produjo esta tarde a las 18.27 hora local (02.27 en la península), diez años después de la condena por el asesinato de un confidente de la Policía, que le había acusado de tráfico de droga en Beaumont, Texas.

La defensa presentó documentación y pruebas, que no fueron aceptadas por el Tribunal Supremo, en las que creía probado que el cociente intelectual de Wilson era de 61 puntos, nueve menos del mínimo generalmente reconocido para ser considerado una persona adulta con las mínimas competencias. La prueba, realizada en 2004, había sido ya rechazada previamente. Fue también el Supremo el que en 2002 consideró prohibidas las ejecuciones de presos considerados como retrasados mentales, pero al mismo tiempo otorgó discrecionalidad a los estados para decidir sobre los márgenes que determinan esta condición.

Durante los años de litigio contra los tribunales locales y federales, la defensa siempre mantuvo que Wilson era inocente, pero al final dio un giro a la defensa para tratar de evitar la ejecución por capacidad intelectual.

SÉPTIMO EN LO QUE VA DE AÑO EN TEXAS

Es el séptimo ejecutado en lo que va de año en Texas, donde están previstas siete ejecuciones más en lo que resta del año.

Varias organizaciones humanitarias solicitaron la conmutación de la pena de muerte de Marvin Wilson.

"Mientras que la mayoría de los países ha dejado de ejecutar a criminales, y mucho menos a retrasados mentales, Estados Unidos continúa contraviniendo esa tendencia global, y Texas, a menudo, encabeza el rumbo", dijo Rob Freer, portavoz de Aministía Internacional (AI), en un comunicado.

INCAPAZ DE PAGAR FACTURAS

Su abogado, Lee Kovarsky, lamentó la ejecución de un preso que por ejemplo en matemáticas "nunca fue capaz de avanzar más allá de la escuela primaria" y era incapaz de gestionar su dinero, pagar facturas o llevar a cabo sus funciones en un puesto de trabajo de baja calificación.

Texas es el estado que más ejecuciones ha cumplido, 483, desde que se restableció la pena de muerte hace más de tres décadas.

Desde entonces han sido ejecutadas 1.301 personas en todo el país, según datos de la ONG Death Penalty Center.

En la actualidad, 33 de los 50 estados de EE.UU. tienen vigente la pena de muerte.