INTERNACIONAL

Samaras pide "aire para respirar" a la 'troika' para cumplir las condiciones de los rescates

22/08/2012 09:07 CEST | Actualizado 22/08/2012 09:07 CEST
EFE

Grecia no desea más ayudas financieras, sino que la troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea) "más aire para respirar" para poder "relanzar la economía e incrementar los ingresos del Estado". Así lo ha afirmado el primer ministro heleno, Andoni Samaras, en una entrevista que publica este miércoles el diario alemán Bild.

"Déjeme decirlo claro: no reclamamos dinero suplementario. Asumimos nuestros compromisos para cumplir con todas las condiciones", ha afirmado el presidente del país heleno, cuya economía fue rescatada en 2010 y 2012.

El dirigente ha advertido también de las consecuencias catastróficas que traería el abandono del euro y la vuelta al dracma. Samaras ha explicado que "traería consigo al menos otros cinco años de recesión y haría aumentar el desempleo por encima del 40 %".

Samaras ha asegurado que el país ha asumido todos los recortes y reformas requeridas por sus acreedores y piensa seguir adelante con ellos. Las próximas medidas supondrán el despido de 40.000 funcionarios, la reducción de salarios públicos, de las pensiones, de los beneficios sociales y del sistema sanitario. "Estamos haciendo progresos. Hemos reducido el número de funcionarios y hemos decidido contratar solo a una persona por cada diez funcionarios jubilados", ha recordado. "Pronto tendremos un sector público más pequeño, saludable y eficiente", ha apuntado.

El primer ministro se reunirá este miércoles con el jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, y con el presidente francés, François Hollande. A lo largo de esta semana se entrevistará también con la canciller alemana, Angela Merkel. En estas citas se espera que el 'premier' presione a sus socios europeos para conseguir una prórroga de dos años para reducir el déficit al tres por ciento, algo que, según el calendario actual, debería cumplir a finales de 2014. En 2011, el déficit se situó en el 9,3 por ciento.